ENTREVISTA | POR RUBÉN GUERRERO

Ailton Da Silva Mediocampista

Para Ailton Da Silva, aquel brasileño de Pumas que se encargaba de acrecentar la rivalidad contra Chivas y Jorge Vergara la década pasada, enfrentar al rebaño siempre será un clásico

“Es un juego de tradición”

Pumas vs Chivas Clausura 2004
Pumas vs Chivas Clausura 2004 (Mexsport)

Ciudad de México

El juego entre Pumas y Chivas se ha distinguido a lo largo de su historia por ser un encuentro pasional, diferente a cualquier otro habitual en el balompié nacional, pero a los ojos de un antiguo protagonista de esta clase de cotejos, el brasileño Ailton Da Silva, ex volante de Universidad, este partido contiene ingredientes aún más especiales que le dan tintes propios a un clásico en la Liga MX.

Hace diez años, Pumas y Chivas no solo disputaron la final del Torneo Clausura 2004, en la que precisamente los universitarios derrotan al Rebaño para alzar su cuarto título profesional. En ese certamen, Ailton respondió a las burlas del propietario del cuadro rojiblanco, que tras haber derrotado por 2-0 a los de CU en el Estadio Jalisco, un semestre antes, lanzó un desplegado con la leyenda: "Nos pareció ver un lindo gatito... ". El atacante aprovechó una victoria de 3-0 en la fase regular del Clausura 2004 para mostrar una playera con un mensaje contundente: "Gatito ni madres", el 28 de marzo de ese año.

A mí me tocó un época en la que su presidente (Jorge Vergara) realizaba desplegados, que siempre causaban polémica, y bueno, a mí nunca me gustó quedarme observando


A la distancia del recuerdo, y con el enfrentamiento de estas escuadras el próximo domingo, Da Silva asegura que, aunque los desplegados se acabaron y la polémica extra-cancha culminó con las declaraciones que le daban un toque especial al juego entre futbolistas y directivos, este sigue siendo un clásico, un partido de tradición, que se vive diferente desde los entrenamientos previos a los 90 minutos al silbatazo inicial.

¿Qué representa enfrentar a un rival como Chivas, Ailton?

-Es un juego diferente. Cada vez que se enfrentan Pumas y Chivas, desde los entrenamientos previos se percibe un ambiente distinto al habitual. A mí me tocó un época en la que su presidente (Jorge Vergara) realizaba desplegados, que siempre causaban polémica, y bueno, a mí nunca me gustó quedarme observando, por eso casi siempre traté de contestarle, siempre respondiendo en la cancha... Sin duda alguna, es un partido único, de mucha tradición y que como jugador no te quieres perder.

Esas respuestas a los desplegados siempre dieron de qué hablar...

-Sí, pero aunque parecía lo contrario, todo era para generar una rivalidad deportiva y nada más. Jorge Vergara siempre se ha distinguido por ser un tipo al que le gusta mucho encabezar los caminos de su equipo, y en ese entonces lanzar desplegados era su forma para hacerse presente en los medios y de mostrar la calidad de Chivas. La verdad es que yo disfrutaba mucho responderle, porque enfrentar a Chivas es un clásico. Los desplegados eran muy divertidos.

¿Podemos decir que el Pumas-Chivas es un clásico?

-Para mí, para el grupo de jugadores que estábamos cuando me tocó estar en Pumas, para casi todos, enfrentar a Chivas sí era un clásico. Ahora sé que mucha gente no lo ve así, pero es que el concepto de clásico en México puede que esté un poco distorsionado. Cuando juega Chivas en CU fácilmente van 40 mil o 50 personas, los jugadores de los dos equipos nos matábamos en la cancha, y ninguno quería perder, por eso es un clásico. Lo sigue siendo.