El relevo de la cinta

Para el Apertura 2015, varios cambios llegarán a Pumas, incluida la rotación de capitanía; David Cabrera, elegido para portar el gafete


David Cabrera festeja el segundo gol de Pumas ante Chiapas
David Cabrera festeja el segundo gol de Pumas ante Chiapas (Mexsport)

Ciudad de México

David Cabrera debutó en Pumas durante el Apertura 2008, a días de cumplir los 18 años, luego de algunos meses concentrándose con el primer equipo; contención zurdo, fino y de estampa delgada, se ganó un lugar en la institución con paciencia y trabajo. Ha marcado su carrera con lesiones al por mayor que le han impedido más de una vez consagrarse en distintos momentos. Hoy, a sus 25 años, se mantiene como estandarte de Universidad y a partir del siguiente certamen podría lucir la banda de capitán en su brazo izquierdo.

Pese a la experiencia de Darío Verón, a sus años en México y títulos levantados, la figura de David Cabrera se erige como opción para el relevo del gafete; es un hijo de la institución, identificado con Pumas, que ya rebasa el centenario de encuentros en el máximo circuito (121). Hace unos días, por primera vez, y pese a la presencia del central paraguayo, el '8' auriazul saltó al campo con la distinción de mandamás en una de sus extremidades.

EL DATO
DAVID CABRERA ES EL cobrador oficial de balones detenidos para el cuadro de la UNAM, desde finales de 2012

Pumas jugó el miércoles pasado ante Cruz Azul, duelo de la Copa Socio MX, como parte de la pretemporada de ambas instituciones y Cabrera lució la cinta. David, segundo capitán hasta la última fecha del Clausura 2015, pidió mayor relevancia para seguir en el equipo, confianza de parte del cuerpo técnico, luego de varias ofertas para abandonar al club; Memo, quien se recarga en él, al parecer ya le ha otorgado la ansiada capitanía.

"En este equipo hay que correr siempre, darlo todo y lo mejor en la cancha. Me falta salir campeón una vez más, para pensar que mi ciclo aquí está cerrado. Tengo aspiraciones todavía en este club, para pensar en salir", dijo Cabrera a inicios de junio pasado, previo a la pretemporada felina en Playa del Carmen.

Manuel Negrete, un ex jugador de la institución, histórico por sus logros en el campo y marcas conseguidas como puma (tercer máximo anotador, con 101 dianas, y cuarto futbolista con más encuentros con el primer equipo, con 369 cotejos), ve con buenos ojos la confianza que se le brindaría a Cabrera; el ex mediocampista asegura que es en La Cantera donde se tienen que encontrar las respuestas para un mejor desempeño. "Si se da, es una determinación del entrenador. Ese tipo de cuestiones, al margen de lo que es Darío Verón, se toman en consenso con el grupo. El gafete no pesa, al contrario, te hace jugar con un mayor compromiso. El portarlo te llena de responsabilidad por hacer mejor lo que se tiene que hacer en el campo, es una cuestión de actitud, y de tomar para bien las críticas, porque seguramente vendrán".

"El gafete no pesa,al contrario, te hace jugar con un mayor compromiso, te vuelve un ejemplo”

Sobre el rol de Darío Verón, Negrete arremete que su discurso pudo haberse desgastado con el correr de los años; Manolo no ve en el sudamericano a un líder, más bien a un motivador y con el tiempo contado en el cuadro de la UNAM. "Siento que Darío es un excelente jugador, le ha dado mucho a Pumas, que motiva a sus compañeros, pero quizás en cuestión de liderazgo queda a deber. Yo lo viví, cuando uno tiene mucho tiempo de capitán, pierde ese toque de confianza que debe brindarle a sus compañeros; el respeto nunca se desvanece, pero la imagen se desgasta".

SIN IDENTIDAD

En la Liga Mx, son pocos los equipos que respetan los procesos de consolidación para facilitar la capitanía. Son varios los ejemplos de clubes que más temprano que tarde blindan a algunos de sus jugadores más valiosos con la banda en el brazo; a Carlos Izquierdoz le tomó solo unos días y la salida de Oswaldo Sánchez el heredar la capitanía, y hace unas semanas, levantó el título del Clausura 2015 como líder de Santos Laguna.