La vuelta del capitán Verón

Darío Verón parece haber recuperado el nivel de antes y sus actuaciones son primordiales para el buen paso de Pumas; con Alcoba ha encontrado complicidad y compenetración

Darío Verón, zaguero de Pumas
Darío Verón, zaguero de Pumas (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Darío Verón es sinónimo de entrega, de liderazgo y sacri­ficio para Pumas. Con más de 12 años arraigado en el Pedregal (llegó en el 2003), y por lo mostrado en este torneo, su nivel apunta de nueva cuenta a lo más alto. Su desempeño en la zaga ha dado muestras de que, aunque el tiempo no pasa en vano, el sudamericano se mantiene en perfectas condiciones físicas, lo que facilita su desenvolvimiento sobre el terreno de juego.

Verón Maldonado es bastión de una defensa auriazul, que a lo largo del Apertura 2015 apenas ha permitido 13 anotaciones (es la segunda menos goleada). Da órdenes, ubica a sus compañeros y su imagen refleja respeto para sus rivales. Con el corte a rape y expresión de un tipo con mínima paciencia, los oponentes lo tratan con pinzas; son escasos los que desafían su valía como marcador y se enfrentan a él con algo más que lo futbolístico.

Por si fuera poco, la madurez y todo su recorrido en el máximo circuito nacional, le han brindado su­ficiente entereza. Sus valores se reflejan en el presente de Universidad Nacional: en lo que va del semestre, Darío suma su menor cantidad de amonestaciones en el futbol mexicano, ya que ha visto el cartón preventivo solo en dos ocasiones. Este detalle da fe de que el capitán, consciente de su aporte, piensa de lleno en el equipo. En torneos pasados llegó a completar hasta 9 amarillas.

 Y es que el central es de los que menos infracciones comete en la justa en disputa (suma siete faltas cometidas). Los años le han sentado bien a este veterano. Hoy ejerce, como nunca antes, su calidad sobre la cancha. De hecho, Pumas solo registra el 23.1% de sus tantos en contra, en el sector que de­ ende el futbolista de 35 años, nacido en San Ignacio, Paraguay.

Además de sus características defensivas, Verón es uno de los principales referentes de la escuadra azul y oro en lo que se re­ ere a los balones detenidos. Darío sabe cabecear en pro de incrementar el marcador a favor de su equipo, así ha conseguido casi todas sus 20 dianas en la Primera División, y este torneo, no ha sido la excepción. Aunque registra un tanto –contra el Atlas–, su presencia jala marcas y hace que sus compañeros delanteros queden mejor ubicados.

El complemento ideal

Gerardo Alcoba, refuerzo de Pumas a inicios de 2015, prometía un rendimiento similar La vuelta del capitán Darío Verón parece haber recuperado el nivel de antes y sus actuaciones son primordiales para el buen paso de Pumas; con Alcoba ha encontrado complicidad y compenetración al de Darío Verón, al que veía como una referencia, pero nadie esperaba que el acoplamiento rindiera tantos frutos en tan poco tiempo para Universidad.

El uruguayo ha sabido lidiar con el carácter del líder felino y sus condiciones han encontrado cobijo, paciencia y unión con las del guaraní. Juntos, han demostrado ser un dolor de cabeza para los atacantes.

“Creo que referente es una palabra muy grande, sobre todo en esta institución que es Pumas. Yo lo único que trato de aportar es mi granito de arena, siempre lo digo, no soy uno de los grandes virtuosos que hay en este plantel, lo mío es el sacri­ficio, el esfuerzo, y a partir de ahí trato de construir con­fianza con mis compañeros. Yo soy de perfil bajo, pero tengo como espejo a Darío”, apuntó hace unas semanas Alcoba Rebollo.

Sin temores

En la plantilla universitaria se vive con intensidad el ambiente previo al duelo contra Chivas de este ­fi n de semana y dicen que encararán a los dirigidos por Matías Almeyda con seriedad, sabedores de que el Rebaño Sagrado atraviesa por un buen momento y que es muy probable que exhiban recursos, pese a que la sede del compromiso será la cancha del estadio Olímpico Universitario.

“No, para nada (imponen miedo), al ­final de cuentas los dos somos equipos de una envergadura importante, de los principales del futbol mexicano y como tal, considero que va a ser un gran espectáculo, porque levanta mucha pasión y son de las a­ficiones más grandes, que más jalan en todo México, entonces es un clásico”, expresó ayer Luis Fuentes. Así, con su capitán en plena forma y con el recinto universitario como fortín, Pumas recibirá a los rojiblancos. Consideran estar preparados para una nueva victoria.