Pumas se “juega la vida” ante Cruz Azul

Para Darío Verón no hay mañana contra La Máquina; el capitán guaraní espera una victoria en el Estadio Azul, para que Universidad mantenga vivas sus esperanzas de ingresar a la Liguilla 

Darío Verón, zaguero de Pumas
Darío Verón, zaguero de Pumas (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

No hay más concesiones ni esperas para Pumas. En Universidad se respira tensión previo al duelo ante Cruz Azul, pues saben que el cierre del torneo está a la vuelta de la esquina y que solo sumando un par de victorias se mantendrían con posibilidades de disputar la Liguilla; Darío Verón, capitán del cuadro del Pedregal, resaltó que la actitud con la que se encarará el enfrentamiento será buscando el triunfo en la cancha del Estadio Azul ante los celestes.  

“Nos jugamos la vida, es un partido muy importante, estamos conscientes de eso; hemos entrenado con la mira puesta en conseguir el triunfo, aunque sabemos que es su cancha y será complicado. Todos los partidos los vemos como una final y a donde nos toque ir, acudiremos con la encomienda de hacer lo mejor posible las cosas. Así estamos. Mañana será un partido importante, que cualquiera quisiera jugarlo”. 

VESTIDOR UNIDO

Pese al inestable momento que atraviesa Universidad, Darío Verón confía en que la unión del vestidor auriazul hará la diferencia y sacará a flote, con resultados positivos, el andar del equipo. A Pumas solo le restan dos compromisos contabilizando el de este fin de semana, pero el central paraguayo admite que tienen que cerrar fuerte la competencia. 

“En Pumas somos una familia, estamos unidos, siempre buscamos salir campeones; a veces las cosas no se nos han dado como quisiéramos, pero desde que yo llegué a la institución, se ha mantenido la misma entrega. Al ser parte de este equipo, uno tiene que entender que presión por sacar resultados favorables siempre existirá. No ganar en CU nos ha complicado la calificación a la Liguilla; nos queda cerrar fuerte el torneo”. 

SE SIENTE FUERTE

A punto de cumplir 400 partidos con Pumas en el máximo circuito nacional (registra 393 cotejos), a Darío Verón no le duelen los años; el paraguayo admitió que se siente fuerte físicamente y se mantiene en un estable nivel futbolístico, debido a la competencia interna que hay en el plantel universitario por un puesto en la defensa central. El zaguero dijo lo que le hace falta a su trayectoria para pensar en colgar los botines es un título de Liga más con los azul y oro.

"No pienso en el retiro, me motiva cuidarme y mantenerme a tope físico; acá mi objetivo principal es salir campeón de nueva cuenta con Pumas. La cantera siempre saca jugadores de muchas cualidades y estoy seguro que será hasta el próximo torneo cuando Memo tenga más tiempo para ver a chavos que tengan oportunidad de estar en el primer equipo".