ENTREVISTA | POR HIGINIO ROBLES

Daniel Ludueña Futbolista

El mediocampista de Pumas es el refuerzo que más actividad ha tenido en el Clausura 2014; el Hachita habla de su adaptación al equipo y del juego contra América de este sábado en el Estadio Azteca, que afirma, se debe ganar para mantener el buen momento que atraviesa el conjunto universitario

“Encontré un vestuario con sed de venganza”

Ciudad de México

En los brazos, Daniel Ludueña trae el motor de su inspiración, el mediocampista de Pumas lleva tatuados los nombres de sus hijos y de sus padres. En el brazo izquierdo Agustina y Luna, sus hijas y Luis Antonio, su padre. En el brazo derecho, Daniel y Carlota, su hijo y su madre. El futbol lo trae en sus piernas, el Hachita se ha adaptado rápidamente a la dinámica de Universidad, a la magnitud de lo que representa defender la camiseta de un equipo grande.

Hace años, cuando Ludueña brillaba como motor de Santos, hubo muchos rumores en torno a su carrera, sobre todo que entraba en la órbita de América. Especulaciones, porque nunca se concretó nada, pero en diciembre por fin arribó a un equipo de los más importantes de México, aterrizó en Ciudad Universitaria, y a partir del 2014 defiende la causa azul y oro. Poco a poco empieza a ejercer como el eje del juego ofensivo. Con el ecuador del torneo, Ludueña habla de lo que significa para él Pumas, del juego contra América y del grupo que encontró a su llegada.

-Ya con más tiempo de vivirlo, ¿qué es Pumas, cómo lo definirías?

“No nos podíamos permitir otro torneo como el anterior, la verdad estábamos todos muy dolidos”

Es una gran institución a la cual le tengo mucho cariño y la voy a defender a muerte por el agradecimiento de poder estar aquí, por cómo se ha brindado la gente conmigo, estoy muy agradecido y quiero darles muchas alegrías, la verdad en este momento es todo para mí.

-Por fin llegas a un equipo grande, se hablaba mucho de que irías a América, pero no pasó nada; hasta ahora llegas a Pumas.

Siempre fueron rumores; la verdad estoy muy agradecido con la gente que pudo lograr esto, estoy muy entusiasmado y con ganas de poder quedarme aquí mucho tiempo de poder brindarle muchas alegrías a la gente, porque la verdad me han tratado muy bien, ya estamos acá y no hay que dejar pasar la oportunidad.

-Después de lo que has visto, ¿Pumas es lo que esperabas?

“Cuando uno llega de afuera no tiene noción de la magnitud de lo que es (Pumas)”
Daniel Ludueña, jugador de Pumas


Pasa la expectativa, cuando uno llega de afuera no tiene noción de la magnitud de lo que es, los ojos tanto buenos como malos están encima del equipo, creo que el grupo supo absorber los momentos difíciles, estoy contento de estar acá y tratando de ser un ejemplo siempre.

-¿Qué vestidor encontraste?, aquí hay campeones, bicampeones; pero este grupo ha sufrido en el último año, ¿cómo encontraste el vestuario?

Encontré un vestidor con esa vergüenza deportiva, con esa sed de revancha. Llegué desde Cancún a la pretemporada y veía a los muchachos cómo trabajaban, veía a los muchachos con esa sed de venganza, esa sed de saber que esto se tenía que revertir; que no nos podíamos permitir otro torneo como el anterior, la verdad estábamos todos muy dolidos, desde que llegué fui partícipe de eso, ya estaba dentro y uno lo que quiere es trabajar para que los éxitos lleguen. El equipo lo tomó así, trabajó en conjunto y lo sigue haciendo hasta ahora que las cosas van mejorando, esa es la convicción que tenemos todos, no queremos caer en ninguna comodidad, al contrario, una vez que ganas quieres tomar esa mística de seguir ganando y que las cosas empiecen a salir bien.

-Me da la impresión de que se busca que el juego pase por ti, que buscas ser el punto de referencia para generar el ataque

Es lo que el profe (José Luis Trejo) nos pide: tener movilidad, saber cuándo el equipo necesita una pausa, cuándo necesita acelerar y cuándo guardar la pelota, es la confianza que te da el técnico y también la que te tienen tus compañeros, siempre es un trabajo en conjunto y si ellos no hicieran su trabajo la pelota no me llegaría limpia, nos estamos entendiendo bien, hay grandes jugadores y creo que son de las cosas que rescatamos en este repunte de Pumas.

-¿Qué sabes de la rivalidad contra América?, ya has jugado contra ellos, pero ¿ya sabes lo que significa ese juego para le gente de Universidad?

Siempre te comentan los chicos lo que es el partido, la gente fuera de la cancha te hace saber que es el partido que no hay que perder, que es el partido que todos quieren ganar, que la gente de Pumas se hace sentir allá en el Azteca; son de las cosas que te dicen ellos, pero hasta el momento que no llegues ahí y lo vivas no puedes sacar otra conclusión. Sí, va a ser un partido maravilloso porque hay dos grandes equipos y la rivalidad que siempre hay; nosotros sabemos que ese partido lo tenemos que ganar sí o sí.

-¿Cómo se juegan los clásicos?

Los clásicos se juegan a muerte, son de esos partidos que cuando empieza la temporada te fijas en el calendario para ver cuándo te tocan, gracias Dios nos toca rápidamente, ya estamos en la fecha ocho y con el equipo en alza, creo que nos toca en un buen momento, se juegan a muerte, se juegan a ganar, a veces cuando no se puede jugar al futbol se sacan otras cositas, pero el partido hay que ganarlo.

-¿Tienes idea de cómo suena el Goya en el Azteca?

Me lo han comentado, la verdad es algo lindo ver a la gente de Pumas como se entrega, somos los primeros que dentro de la cancha lo escuchamos, siempre es lindo estar todos juntos, que sepan que son muy importantes para nosotros y el papel tan importante que juegan desde afuera. Al final de los partidos a todos nos gusta ir con ellos y agradecerles porque sufren a la par de nosotros.

-Dices que Pumas te ha llenado, entonces ¿qué le hace falta a Daniel para llenar a Pumas?

Estoy muy cómodo, estoy muy bien, muy agradecido de poder estar aquí en Pumas, soy privilegiado de poder estar en este club, de mi parte creo que lo que le puedo ofrecer es trabajo, sacrificio, futbol... lo que estoy acostumbrado a hacer, así que hay que prepararse día a día para estar mejor, eso es lo que vamos a hacer.