Compromiso al máximo

“Vengo para aportar lo mío, para sumar al equipo, para lo que el técnico necesite, así que tengo disposición”: Diego Lagos, delantero de Pumas.

Lagos celebra un gol con Rosario Central
Lagos celebra un gol con Rosario Central (Especial)

Ciudad de México

Diego Lagos ya está en México. El nuevo jugador de los Pumas llegó ayer para ponerse a las órdenes de José Luis Trejo y dejó en claro que llega para intentar que Universidad regrese a los primeros planos del futbol mexicano.

“Mi compromiso es tratar de poner a Pumas, como ha estado casi siempre, en las primeras posiciones del futbol mexicano”

Incluso, el jugador argentino señaló que se siente motivado por el reto que implica vestir la camiseta de Pumas, con el que espera ser un contendiente por el título de Liga.

“Sé que es un club grande, que es un club serio y que tiene aspiraciones de pelear el campeonato todos los años, así que es un reto muy importante para mí. Vi que el torneo pasado no fue un buen torneo, pero tenemos mucha fe y esperanza de que todo va a salir bien, así que trataré de aportar mi granito de arena para ayudar al equipo”.

El ex jugador de Rosario Central de 27 años aseveró que se siente en el mejor momento de su carrera, por lo que busca tener una buena experiencia en México.

 “Estoy en un momento muy lindo y muy importante de mi carrera, en una edad justa para destacar, así que espero estar a la altura. Estoy en una edad donde me siento muy maduro para afrontar este equipo donde hay mucha presión, es algo a lo que estoy acostumbrado y tengo fe en Dios de que todo va a salir bien”.

Pese a que llega semanas después de que Pumas regresó a los entrenamientos y a solo dos de que inicie la Liga en México, Lagos no se considera en desventaja.

“Yo venía en competencia, el campeonato argentino terminó hace dos semanas, fue un año muy desgastante en Argentina, si bien dejé de entrenar no perdí contacto con la pelota, así que vengo en ritmo. Seguramente me va a costar unos días adaptarme, pero tengo la mejor disposición. Me obliga a entregarme al máximo cada día, en cada entrenamiento, no relajarme nunca y vengo mentalizado para eso”.