Goles hechos en CU

Tres delanteros formados en La Cantera de Pumas disputarán el puesto como el eje de ataque del primer equipo; Eduardo Herrera los aventaja, pero el director técnico también confía en Alfonso Nieto y David Izazola

Alfonso Nieto, Eduardo Herrera y David Izazola
Alfonso Nieto, Eduardo Herrera y David Izazola (Mexsport)

Ciudad de México

Pumas, un club distinguido a lo largo de su historia por darle oportunidad a sus canteranos, de subir al primer equipo a jugadores hechos en CU, como la frase que inmortalizara Jaime Lozano la década pasada durante el bicampeonato de la institución, tendrá en el siguiente semestre una valiosa oportunidad. En su frente de ataque, el cuadro de la UNAM por primera vez desde hace mucho tiempo, registra deinidores nacionales, futbolistas que pueden cambiar el rumbo de un encuentro con sus goles y que nacieron en la institución.

En el tercer torneo de la segunda etapa de Guillermo Vázquez al frente de Universidad, el técnico se reencuentra con tres delanteros que debutó en antaño, y a quienes les dará la oportunidad de conseguir un lugar permanente en el cariño de la afición auriazul, aunque uno de ellos ya lleva ventaja. En el papel, la mayoría de los goles del próximo certamen, tendrán que ser con festejo doble, por pertenencia

LA CONFIRMACIÓN

A mediados del 2014, Eduardo Herrera volvió a Pumas después de un año en Santos Laguna, donde vivió de todo. Desde la desesperación de la inactividad, hasta la confianza del DT.

El Grande, en su retornó advirtió que el regreso a Pumas no era un retroceso en su carrera y que trataría de aprovechar los minutos en el campo para pelear por la titularidad como eje de ataque, e incluso un sitio en la selección nacional. El tiempo le otorgó la razón. Se ganó la confianza de Memo Vázquez con goles como argumentos.


Herrera Aguirre, con el '15' en el dorsal, tuvo un desempeño que lo colocó en el Tri de la Copa América; sumó 14 goles en 34 encuentros de Liga y, sobretodo en el Apertura 2014, fue primordial para las aspiraciones del primer equipo. Hoy, convertido en referente ofensivo, tendrá que cargar con el peso de anotar constantemente a favor de su causa.

"Estoy listo para ser titular, para ser tomado en cuenta por el entrenador cuando él lo requiera", decía antes de su despertar frente a los marcos rivales.

EL ANSIADO REGRESO

Con 23 años y la ilusión de regresar a su alma máter, David Izazola retorna para la justa que está a punto de comenzar al conjunto felino. El espigado atacante vuelve a la Liga MX, luego de pasar seis meses en el balompié de Hungría, donde no corrió con mucha fortuna, ni continuidad en el Budapest Honved FC. "Ansiaba estar acá, ponerme el uniforme; deseo hacer las cosas de la mejor forma que me sea posible", comentó hace un par de semanas, cuando ya entrenaba de nuevo con Pumas.

Guillermo Vázquez le brinda, de nueva cuenta, la oportunidad de brillar y comenzar, por in, a consolidarse. En el pasado, desesperado por no ver acción con la escuadra estelar, Izazola buscó su salida de CU y llegó a integrar la plantilla de unos modestos San Luis y Querétaro, donde apenas si consiguió actividad en el terreno de juego. Ahora, motivado por la posibilidad, aunque sea mínima, de consagrarse bajo el mando del hombre que le dio la posibilidad de abrirse camino en el máximo circuito nacional.

ES AHORA O NUNCA

Otro elemento ofensivo que tendrá la posibilidad de conseguir, por lo menos, la pelea por un lugar en el aparato ofensivo, es Alfonso Nieto. El delantero debutó en el Apertura 2010, también bajo el cuidado y consejos de Memo, y antes que lo hicieran Eduardo Herrera y David Izazola, pero más de una vez ha visto interrumpido su proceso de consagración, por la inactividad a la que lo han forzado otros entrenadores de Universidad. "Yo juego hasta de defensa, con tal de estar en el campo", comentó a inicios del Clausura 2015, cuando sumo tres encuentros participando de recambio.

El momento cumbre de Nieto Martínez no ha llegado aún en el equipo de sus amores, pero con su viejo conocido en el timón, paciencia y participación del jugador, podría conseguirlo; es su máxima aspiración profesional.

Como el mejor ejemplo, tanto Alfonso como Izazola, tienen a Herrera, su competencia inmediata por el puesto y su referencia para conseguir afianzarse, de una vez por todas, en el club del Pedregal.