Quiere darle estabilidad al Puebla

Ricardo Valiño reconoció que del futbol mexicano le asombró el Draft y el pacto de caballeros, pero que ya acostumbrado a él, ahora su meta es mantener a Puebla en Primera Divisón

Ricardo Valiño
Ricardo Valiño, director técnico de Puebla (Imago7)

Ciudad de México

Dicen que lo que más asusta es aquello que aparta al hombre de sus costumbres, y a Ricardo Valiño le pasó por un instante. Su carrera como futbolista terminó a los 25 años, y después de eso, trabajó en fuerzas inferiores en equipos como San Lorenzo (11 años), River Plate (4 años) y Vélez Sarsfield (un año), fue técnico interino en los dos primeros clubes, y se codeó con entrenadores de la talla de Manuel Pellegrini, Diego Simeone y Alfio Basile.

Todo marchaba como pensaba en Argentina, seguía los pasos que debía para conseguir sus máximos objetivos. Sin embargo, a Valiño le llegó una invitación especial de México para ser entrenador, para debutar en ese rubro. Se trataba de la división de ascenso, con un equipo que tenía problemas en la tabla porcentual; claro que, lo analizó a fondo, lo dudó, pero al final se arriesgó.

"El señor Juan Manuel Noya, quien había comprado a Venados de Mérida junto con Toño García, porque era filial del Atlante, me insistieron mucho para que viniera, aunque no estaba muy convencido. Venados estaba con un problema muy fuerte en la porcentual, pero de seis torneos clasificamos a cuatro Liguillas, salimos ese conflicto".

Llegó en el 2011 a Venados, y fue hasta el año pasado que le ofrecieron a Puebla para dirigirlo. En el Apertura 2016 cosechó 20 puntos, no logró colarse a la Liguilla, pero aseguró que sentaron bases importantes.

"El equipo en líneas generales se quedó muy cerca, sobre todo en las dos últimas fechas de poder calificar, pero tenemos una lucha en la porcentual y seguimos tratando de tener una estabilidad. Ha sido un buen aprendizaje para mí, porque es una Liga muy competitiva, y por sobre todas las cosas te lleva a retroalimentarte", dijo a La Afición.

Agregó que, el que se haya trabajado con un mismo grupo de elementos facilitó su adaptación al conjunto: "Puebla tenía una base de jugadores que venía trabajando hace año y medio, facilitó un poco las cosas, el conocimiento que uno pudiera tener un conocimiento de ellos, hizo que se tuviera una buena adaptación".

Sin embargo, a la Franja le quitaron a dos elementos que hacía diferencia: Matías Alustiza, quien ya tenía tiempo portando la playera, y a Christian Bermúdez, quien volvió a lucir de la mano de Valiño, porque antes había pasado por momentos no tan agradables.

"Tanto Matías como el 'Hobbit' eran referentes para la institución, pero desde que iniciamos la pretemporada estamos trabajando en algunas modificaciones tácticas, porque las características de los jugadores son diferentes, y con base a los elementos que tenemos", dijo.

Se han esforzado para que las salidas de esas piezas no provoquen un caos en su esquema. Aunque, en la primera jornada de este torneo Puebla perdió contra Monterrey 2-3, y en la segunda Tijuana los goleó 6-2.

"Tenemos que ir modificando algunas situaciones del sistema de juego, porque el torneo pasado el equipo del Puebla convirtió 25 o 26 goles que es una muy buena marca, pero también le convirtieron 30. Tratamos de encontrar el equilibrio para suplir la baja de estos jugadores".

Por ahora, el cuadro camotero ocupa el decimoquinto lugar en la tabla porcentual, abajo solo tiene a Jaguares, Veracruz y Morelia, por ello, el timonel tiene claro que deben meter el acelerador y acumular puntos; pese a eso, no oculta el sueño de reponerse, clasificar a la Liguilla.

Por supuesto, los problemas extra cancha no son algo que los inquiete por ahora. Aquello de que podrían vender al equipo. El técnico y sus jugadores se enfocan en sus metas.

"Nuestro objetivo principal es esa lucha. Estamos en un lote de siete equipos, donde todos estamos peleando , pero los entrenadores nos levantamos todas las mañanas y vamos a entrenar con las ganas de entrar a la Liguilla, ese es nuestro sueño".

LE ASOMBRÓ EL DRAFT el PACTO DE CABALLEROS

Cada Federación tiene su reglamento futbolístico, y una que otra regla que no está establecida. Por eso, cada vez que llega un nuevo miembro al futbol mexicano les llama la atención ciertos detalles, a Ricardo Valiño le impresionó el método de compra y venta de los jugadores y el famoso pacto de caballeros, del que no hay nada oficial, pero todos saben que existe.

"Una de las cosas que al llegar a México me ha shockeado fue el tema del Draft, del pacto de caballeros y esas cosas que me llevó un tiempo entenderlas , porque en mi formación como entrenador esas cosas no estaban dentro de mi cabeza, al principio sí fue un poquito duro".

Por supuesto, no es algo que le impidiera desarrollar el trabajo que aprendió en su tierra: "El sistema mismo te va metiendo, te vas acostumbrando. El sistema te envuelve, te atrapa y después de seis años ya lo ves como algo normal".

En México está contento, no se arrepiente de haber dejado Argentina. Valiño espera levantar a un Puebla que no caminó en las dos primeras jornadas de este Clausura 2017. "México me ha hecho crecer como profesional, la idiosincrasia del futbol, he aprendido mucho de ver a entrenadores como Miguel Herrera, Mohamed, Ricardo La Volpe, he crecido como profesional y eso se lo debo todo al futbol mexicano".