La extinción de Cuauhtémoc Blanco

En el cierre de su carrera, Blanco padece de lo que en su momento gozó: protagonismo en la cancha; poco ha contribuido para salvar al Puebla del descenso

Cuauhtémoc Blanco, cerca del retiro
Cuauhtémoc Blanco, cerca del retiro (Santiago Chaparro )

Ciudad de México

"Vengo a ganarme un puesto, a ser importante con este equipo y ayudarlos a quedarse en Primera", anunciaba Cuauhtémoc Blanco a mediados del año pasado, cuando se hacía oficial su contratación con el modesto Puebla que entonces comandaba Rubén Omar Romano; "Es un jugador de experiencia probada y que servirá de mucho en el vestidor y el campo", adelantaba el timonel argentino. Todo quedó en intenciones y el que fuera el '10' más polémico del futbol mexicano, poco a poco se ha difuminado a sí mismo.

El primer semestre de Cuauhtémoc en la Angelópolis, en cuanto a la actividad de Liga, se vivió con ilusión por parte de la afición y con sabor a revancha por cuenta del emblemático ex americanista, que no registraba actividad en el máximo circuito desde el 2008, cuando se despidió por la puerta trasera de sus adoradas Águilas. Blanco dio tintes de la pintura que ahora es y contribuyó, incluso, con algunas anotaciones, pese al cese de Romano y el breve paso de José Luis Sánchez Solá en el banquillo del club. Las cosas fueron diferentes en el inicio del 2015.


Con su irrupción al mundo de la política y el incremento del detrimento de su físico, además de la llegada de José Guadalupe Cruz al timón blanquiazul, poco y nada Blanco Bravo ha colaborado con La Franja para eludir el abismo del descenso; por si fuera poco y con el equipo ubicado en el último lugar de la clasificación porcentual, el 'Temo' anunció a inicios de este año, cuando destapó que contendería por la alcaldía de Cuernavaca, que su último encuentro sería en la jornada 14, precisamente cuando Puebla se mida al Atlas, en la cancha del olímpico de la BUAP.


Por ahora, los mejores argumentos del 'Cuau' se han constituido delante de los micrófonos, ante los que mantiene estrecha relación debido a sus aspiraciones gubernamentales. "Soy uno de ustedes, a mí no me hace falta el dinero; vengo a ayudar a Cuernavaca", advirtió en uno de sus primeros discursos como candidato oficial por el Partido Social Demócrata a inicios del 2015. Los trazos precisos, el olfato de gol y el acecho al rival, son características que Blanco se ha preferido guardar para su futuro de pantalón largo fuera del campo de juego.

DIGNO ADIÓS

Aunque el presente del cuadro poblano luce complicado y a pesar de que su continuidad en Primera depende de factores externos a lo que ellos logren en el terreno de juego, el adiós de Blanco podría tener un título de por medio; y es que el '10' de 42 años de edad, tendrá la oportunidad de contender por la Copa MX, donde La Franja es semifinalista y este 7 de abril enfrentará en dicha instancia al Monterrey. La final se jugará el 21 del mismo mes, donde Chivas ya esperan rival, dos días después de su último encuentro en Liga. El retiro de uno de los últimos símbolos del americanismo tendría un 'final feliz', arrebatándole al Rebaño un cetro. Todo depende de él.