“Les pediría que apoyen”: Rafael García

El técnico del Puebla solicitó a los aficionados que respalden a los jugadores, y que si quieren, se desahoguen con su persona; el Chiquis está seguro que sacará adelante el proyecto deportivo


Rafael García, técnico del Puebla
Rafael García, técnico del Puebla (Imago7)

Ciudad de México

No le tiembla la voz para hablar de cualquier tema. Si hace doce años se tragó la crítica que señaló que Ricardo La Volpe lo incluyó en la convocatoria para asistir al Mundial de Alemania 2006, solo por ser su yerno, ahora en su naciente camino como entrenador, a Rafael García ya no le asustan los juicios. El arranque del Puebla no fue el soñado. Apenas dos puntos en cuatro partidos, esto pese a que han tenido episodios en los que dominan, de mucha llegada, pero en los que no han sido certeros.

Los resultados han hecho que los aficionados aprieten, que en instantes los abuchen. La situación no le gusta al entrenador y pide a sus aficionados que si quieren sacar todo su estrés, lo hagan con él, y que a sus jugadores les tengan paciencia.

“No ha regresado ese gran Puebla de Ruiz Esparza, (Carlos) Poblete, del Mortero Aravena, de esas grandes leyendas. El aficionado se acostumbró a ver ese tipo de futbol con resultados impresionantes. No se ha podido tener ese equipo protagonista y entiendo muy bien la frustración del aficionado. A mí me pueden gritar de todo, no tengo problema, lo que más quiero es darle resultados positivos al aficionado, me importan mucho”, dijo en entrevista con La Afición.

En seguida, agregó que “es mucha presión para los jugadores que estén encima de ellos, yo les pediría que los apoyaran más. Si un delantero no está haciendo goles y falla uno, y viene todo el abucheo, la presión es fuerte. Yo les pediría que me griten a mí, no pasa nada, sé que tengo que dar los resultados, así es esta profesión, la paciencia es poca por los torneos cortos”. Aunque dejó en claro que, en lo personal, ha trabajado duro para ser entrenador.

Tiene experiencia con la Sub 20 de Atlas, trabajó en dicho club seis años con diferentes entrenadores en el primer equipo; además, fue auxiliar de Ricardo La Volpe en América.

“Uno tiene que manejar las emociones, tratar de ser lo más inteligentemente posible en los momentos difíciles, me siento realmente preparado y no tengo ninguna duda que voy a sacar esto adelante”.

UN PUEBLA SIN ADEUDOS

Mucho se habló de que el torneo pasado los pagos en Puebla no llegaban a tiempo. Sin embargo, actualmente no hay problemas de dicha índole. Rafael García explicó que gracias a la inversión de una empresa (Tv Azteca) han podido mantenerse al día, pero que de haber llegado a principios de torneo, pudieron haber contratado uno que otro refuerzo de renombre.

“En el momento en el que se agarró el equipo, la circunstancia económica no te permitía traer las grandes figuras. Ahorita en Puebla hay una situación económica mejor, porque una empresa se acercó e hizo un préstamo muy importante y sirvió mucho para los sueldos, para que se pusieran a mano, pero entró ya avanzado el torneo. En este momento se pudo armar así, con jugadores de experiencia, muy serios, pero no nos alcanzó para traer las grandes figuras que solitos ellos te pueden hacer ganar uno que otro partido. Confío al cien por ciento en mis jugadores”. Declaró.

El Chiquis sabe que la diferencia entre planteles en el futbol mexicano es fuerte, por el poderío monetario. Él lo vivió con América, donde se tenía un presupuesto amplio.

EL ARBITRAJE NO AYUDA

Rafael García no excusa los pocos puntos que tiene el Puebla en el arbitraje. Eso sí, no se queda callado cuando se trata de hablar de errores puntuales de los silbantes que de una u otra forma los han perjudicado.

“Durante estos partidos también estuvo la separación de algunos jugadores (Álvaro Navarro y Federico González), son medidas tomadas por parte de la directiva. En Liga y Copa hemos tenido buen funcionamiento, hemos estado ordenados, pero no hemos sido eficaces a la hora de hacer los goles. Si hubiéramos hecho esos goles tendríamos cuatro o cinco puntos más en Liga, otros tres más en Copa, como aquel partido contra Tijuana que generamos ocho jugadas y ellos en una nos metieron el gol”.

Luego mencionó que, “no nos gusta estar escudándonos en el arbitraje, pero contra Tijuana en la Liga hubo dos jugadas que influyeron en el resultado. En la Copa, en el minuto diez del segundo tiempo, hay una jugada de (Alejandro) Donatti que ya tiene tarjeta amarilla, se va solo (Omar) Esparza mano a mano, le comete la falta y no le saca tarjeta. La misma jugada después con (Patricio) Araujo, a él sí le sacan tarjeta amarilla.

Se trata de proponer, de tener el balón, a excepción del partido contra Tigres, el Puebla ha tenido mejor posesión y más llegadas que los rivales”.

A LA SOMBRA DE ALEMANIA

La etiqueta con la que ha tenido que caminar Rafael García no es fácil. Siempre lo juzgaron por ser el yerno de Ricardo La Volpe, cuando él ha tratado de forjar su propio camino.

“Mucha gente olvidó que fui al Mundial del 2002 con Javier Aguirre, que fui a unos Juegos Olímpicos, fui a un Mundial Sub 17 y Sub 20. Estuve en todas las categorías como seleccionado. Fui profesional 17 años, con más de 500 partidos, había salido campeón seis veces con Toluca (tres de Copa y tres de Liga)”.