Con gol de último minuto, Puebla vence a Cruz Azul

La Máquina está virtualmente eliminado del Clausura 2017 al caer contra Puebla en el último minuto; el equipo de Jémez iba ganando, pero no supo mantener la ventaja, y alarga la peor crisis de la institución con seis torneos sin liguilla

PUEBLA, México

El fracaso de Paco Jémez con Cruz Azul se cocinó de manera lenta y dolorosa. Sí, esta Máquina no estará en la Liguilla por sexto torneo consecutivo, agravando la peor crisis de sus historia. Y lo hizo con el sello de la casa, con su marca particular, "cruzazuleándola" una vez más.  Ayer, necesitaba ganar sí o sí para mantener la tímida llama de la Liguilla encendida, pero no lo logró. El peor equipo del torneo, este Puebla tan inferior en plantel, le sacó el juego en el último minuto (2-1). Fin de la historia y un nuevo ridículo a la cuenta.

Con Cruz Azul cualquier calificativo sobre su mala sangre sale sobrando. Se ha convertido en un equipo tan lamentable en estos últimos tiempos, que sencillamente está entre la frontera de la burla y la lástima. La crisis no termina, ni con la verborrea de Paco Jémez, que ya es parte de la historia perdedora del club. Faltará ver si la siguiente temporada tendrá su revancha o hasta aquí dejará su aventura en el futbol mexicano.

NI CONTRA PUEBLA

Después de ganarle al líder del torneo el jueves pasado, uno creería que Cruz Azul saldría con vehemencia ante el sotanero para lograr una nueva victoria. Y tal vez lo hizo así, pero solo en los primeros cinco minutos, después se convirtió en ese equipo errante e indolente que suele manifestarse. Dejó que La Franja se llenara de amor propio y le sacara un resultado que prácticamente le asegurará un lugar en el máximo circuito para la siguiente temporada.

Al minuto 5 Cruz Azul tejió su primera y única aproximación, la cual terminó en gol. Ángel Mena recibió la pelota por sector derecho, no se volvió loco en sacar el centro, dio la pausa y puso el balón al corazón del área, ahí donde apareció completamente solo Rafael Baca para conectar un sólido cabezazo pegado al poste derecho de Fabián Villaseñor.

De Puebla había ímpetu, pero poca claridad, apostaba al choque en la mediacancha, con algunos balonazos para Pedro Canelo, Federico González o Jerónimo Amione. Así facilitaban las cosas para la zaga celeste.

Luego del tanto, el juego se cayó por completo; Puebla no alcanzaba a reaccionar, mientras que La Máquina se aletargaba al ataque. Así transcurrían los minutos y La Franja encontró una opción a través de González, quien se encontró con la pelota en el área y al momento de fusilar a Jesús Corona machucó de manera grosera la pelota para mandarla muy desviada de la portería.

El partido no levantó en lo que faltaba de la primera mitad. Puebla y Cruz Azul apostaron a los pelotazos y se olvidaron del juego elaborado. Ni uno ni otro pudo tener alguna clara de gol y con la mínima ventaja, La Máquina se fue al descanso.

En el complemento no hubo una mejora en los primeros minutos. Ambos conjuntos seguían imprecisos y trabados. Sin embargo, La Franja se veía más ambiciosa, mientras que Cruz Azul pecaba de especulador. Y ya sabemos cómo es la historia con el conjunto celeste...

Fue así que al minuto 57, Jerónimo Amione avanzó con la pelota por sector izquierdo y luego mandó un centro raso que Julio César Domínguez acabó por meter en su propia portería al sentir la presión de Emilio Orrantia.

Otra vez La Máquina dejaba ir una ventaja y ahora estaba necesitada de atacar, de lo contrario la Liga se le terminaría de ir de las manos. Así lo comprendió Jémez que metió a Christian Giménez por Peñalba, era momento a arriesgar.

Pero Puebla también quería los tres puntos para despegarse en el tema porcentual, así que el partido se avivó.Sin embargo, La Máquina carecía de potencia en la última zona, era incapaz de terminar las jugadas.

Se fueron consumiendo los minutos. Con nula claridad por parte de los de Jémez. Parecía un Cruz Azul resignado a su suerte, ya sin muchas esperanzas en este torneo. El fracaso se cocina a fuego lento, pero a La Máquina le gusta el dolor extremo, que aplasten sus ilusiones de golpe.

Ya en tiempo de compensación, apareció Esparza, quien con un tiro cruzado finiquitó la tragedia cruzazulina. Punto final, fracaso y ridículo. El dolor de La Máquina parece no tener fin.

Compra aquí tus boletos para la Liga MX