Una Copa para Cuauhtémoc

Gana Puebla se la gana a Chivas, fue el último juego de profesional de Blanco

PUEBLA, México

La soberbia es mala consejera y quien no aprende las lecciones que ofrece está condenado a la frustración de no ganar todo lo que se pudo.

En este estadio se instalaron las Chivas de José Manuel de la Torre, quien esta noche regaló 45 minutos en el Estadio Universitario-BUAP ante Puebla y lo pagó perdiendo la Copa Mx.

¿Se justifica el menosprecio del rival por parte del Chepo al echar mano de suplentes cuando seguro con sus titulares hubiera sangrado a placer al Puebla desde el minuto uno? No.

El Chepo creyó menos a La Franja, heridos todos en ese club por un probable descenso, pero con una razón lo suficientemente poderosa para buscar lo que ganaron.

Muy rápido se desdibujó Chivas y Puebla se adueñó del juego, lo mismo llegaba por fuera que por dentro, por arriba que por abajo, y en un pestañeo, tras un cobro de tiro libre, Michael Orozco centró y Facundo Erpen puso el 1-0 al minuto 7.

En los siguientes 20 minutos Chivas apenas dio señales de vida, un mano a mano con el meta poblano y fue todo, hasta que Luis Gabriel Rey, en otro tiro libre, remató a gol y estableció el 2-0 al 26'.

Puebla ejercía su tiranía en el juego y Chivas resentía cada latigazo. Tras el descanso Chepo quiso componer y obtuvo respuesta.

Al 54' Aldo de Nigris centra, Facundo Erpen intenta el despeje, la bola lo supera y Rodolfo Cota se finta, un gol fácil para Chivas... un minuto después la igualada, un tiro de esquina y el remate de De Nigris. Puebla se tendía en el campo, se le iba el título.

Pero el futbol recompensa y si Puebla había perdido en un pestañeo en la Liga ante idéntico rival y en el mismo escenario, hoy ya no.

Matías Alustiza, el mejor jugador de La Franja, cobró impecable un penal (por una mano de Kristian Álvarez) que sin dudar marcó el árbitro, la zurda del argentino aproximó la gloria, era el 3-2 al 59' que derrumbaba a Chivas.

Ya ni Marco Fabián fue capaz de cambiar el destino, uno que Chepo torció desde que diseñó el cuadro de arranque.

Superado en cada línea, al equipo del Chepo le quedaba ponerle carácter, pero el Puebla todavía tenía futbol en los pies de Matías, quien deshizo a su marcador y cruzó su mortal disparo a donde Antonio Rodríguez no llegaría jamás. Aldo de Nigris tuvo la ocasión para darle un impulso a Chivas, pero el delantero falló un penal. Y solo un remate al travesaño fue lo más cercano del Rebaño Sagrado en la recta final, en la que también sufrió la expulsión de Hedgardo Marín. La Copa no era para Chivas.

El colofón de una noche mágica e histórica fue el ingreso de Cuauhtémoc al minuto 69 (por Alustiza), quien en su último juego como profesional se lleva la Copa Mx venciendo a Chivas, con apagón de por medio, como un aviso de que sin los 10 de su temple la penumbra cae sobre el campo de futbol.

Hay campeón de Copa Mx, justo 4-2; pero ya no habrá más Cuauhtémoc.