Los Tuzos exportables

Al igual que Hirving Lozano, otros prospectos que ya sonpresente en el primer equipo de Pachuca, son considerados para emigrar alfutbol europeo una vez que se consoliden


Raúl López, Erick Aguirre y Érick Gutiérrez
Raúl López, Erick Aguirre y Érick Gutiérrez (Imago7)

Ciudad de México

El 8 de abril del 2010, dos salas de prensa se enlazaron para anunciar un suceso histórico en el futbol mexicano: Javier Chicharito Hernández, de apenas 22 años, era transferido de Chivas, al Manchester United. Al día siguiente, las portadas de todos los periódicos nacionales, deportivos o no, mencionaban la transferencia. Y sí, los Red Devils ficharon al ariete por su gran resorteo, por ser un depredador generoso en el área enemiga, pero también, gracias a las visorias y precisos informes de un personaje invisible a los ojos de esta historia… Marco Garcés.

Hoy, director deportivo de Pachuca, hace algunos años, se marchó a Liverpool para estudiar un posgrado de ciencia y deporte, en donde Jym Lawlor, jefe de reclutamiento del United, le dio clases; Marco nunca perdió la conexión con este directivo: “Hicimos una muy buena amistad, y entre charlas, alguna vez me preguntó si había algún jugador que yo creyera que pudiera militar en el Manchester y así es como surgió el nombre de Javier… Comencé a mandarle reportes, lo fui a ver personalmente, hasta que ellos decidieron ficharlo”, dijo Garcés para ESPN.

Y con esta misma dedicación, desde hace algunos años, Marco ha diseñado un proyecto de inteligencia deportiva dentro de la estructura del Pachuca, con las miras a obtener resultados deportivos exitosos, que acarreen títulos, pero también la formación correcta de jugadores canteranos, o muy jóvenes que hayan llegado a la institución y que después emigren: “El caso de Hirving Lozano es el perfecto ejemplo de lo que planeamos aquí; él cumplió con todos los procesos”.

Con el antecedente de haber recomendado a Chicharito y luego de asesorar al Chucky a decantarse por el PSV Eindhoven, entre otros reconocimientos, Marco Garcés analiza el presente inmediato de los Tuzos y a los jóvenes que vienen siguiendo la pista de los antes mencionados, con la mira puesta en, primero, asumir un rol protagónico en el primer equipo blanquiazul y más tarde, abandonar su zona de confort, para ponerse a prueba en Europa.

“Me parece que es un método de trabajo, en el que no todos lo cumplirán al pie de la letra, porque no todos los jugadores, con más o menos talento entre sí, podrán llegar a ser titulares aquí o donde me digas y menos, jugar en Europa. Pero eso es algo que se ha cuidado en Pachuca, aquí les brindamos el cien de las armas necesarias para que solo dependa de ellos el lograrlo. No hay como tal un sucesor del Chucky, pero sí una camada de prospectos de muy buena edad en el primer equipo, que podrían marcharse pronto”.

La defensa de los Tuzos parece tener un heredero en Joaquín Esquivel, recientemente convocado al Mundial Sub 20 y que desde hace años acumula presencia en selectivos nacionales, además de que bajo las órdenes de Diego Alonso ya se estrenó en Primera; su juego aéreo y la salida con balón controlado, debido a una depurada técnica, son sus principales argumentos. Y como compañero de generación tiene a Juan Calero, hijo de Miguel, que como centro delantero es la mayor esperanza de un nueve para Pachuca.

Dos futbolistas plurifuncionales y que a pesar de no ser formados en las fuerzas básicas de Pachuca se han arraigado en el club, con proyección para ser transferidos a Europa son Raúl López y Érick Aguirre. El primero, canterano de Chivas, llegó hace un año a las filas del cuadro de la Bella Airosa y ya ha dado muestra de su progresión, jugando como lateral/volante y hasta extremo; el segundo, formado en Morelia, y más joven, ha dosificado su actividad, pero no por ello ha dejado de contar en el primer equipo, donde es un cambio recurrente.

Mención aparte merece Érick Gutiérrez, que a sus 22 primaveras ya es capitán del Pachuca. Hijo del club, formado desde muy chico en los Tuzos, lleva en su ADN todo lo que Marco Garcés destacó de Hirving Lozano, aunque por su posición (contención natural), el que se lleve los reflectores es más complicado. Es indiscutibles en el once titular del equipo estelar y contrario a Jürgen Damm o Rodolfo Pizarro, él aguardará por su oportunidad de jugar en Europa: “No me interesa otro equipo en México, si me voy, lo haría para dar el brinco al charco”, comentó en diciembre anterior, cuando se le relacionó con Cruz Azul. 

Y sí, Pachuca trabaja como pocos con sus fuerzas inferiores, prueba de ello son los 45 jugadores que mantiene a nivel de selecciones nacionales en todas sus categorías, además de estos cinco talentos en diferentes posiciones a seguir, pues parece que están destinados a imitar la fórmula ganadora que impone su directiva: “No solo es Lozano, antes también vendimos  Rodolfo Pizarro (Chivas) y Jürgen Damm (Tigres) en el mercado nacional, y si te remontas un par de años, Enner Valencia se fue al futbol inglés, lo mismo que Héctor Herrera con el Porto”, dice Garcés.