Tuzos en lo más alto

Pachuca no tuvo piedad y goleó 3-0 a Pumas, quienes perdieron su calidad de invicto en el Apertura 2016

José Ramírez anotó el primer gol de Pachuca
José Ramírez anotó el primer gol de Pachuca (Imago7)

Pachuca

Con un doblete del juvenil México-colombiano Juan José Calero y uno más del también joven José David Ramírez, los Tuzos del Pachuca se impusieron por 3 goles a 0 a los Pumas de la UNAM en un duelo que controló de principio a fin el equipo campeón del futbol mexicano.

Tras haber perdido el invicto una semana antes en una dura visita a Toluca, los dirigidos por Diego Alonso salieron con el orgullo lastimado y con la reincorporación de los seleccionados olímpicos de los cuales solo uno arrancó el partido.

El DT uruguayo del Pachuca mandó a Óscar  Pérez en el arco; en la defensa a los inamovibles Omar  González, Emanuel García, Joaquín Martínez y Óscar Murillo; en medio campo a un renovado de posición Stefan Medina, junto al recién llegado de Río 2016 Víctor Guzmán y Jorge Hernández; al frente el uruguayo Jonathan Urretaviscaya, Wilson Morelo y ‘el Avión’ David Ramírez.

Pese a las ausencias los locales se acomodaron mejor desde el inicio y a los 3 minutos de arranque una descolgada comandada por Urretaviscaya dejó solo a David Ramírez quien cruzó el balón por encima del portero Marco Palacios de la UNAM para abrir el marcador.

El Pachuca se situó mejor con un control de las bandas y con centros constantes que eran repelidos por la defensa universitaria, quien buscaba conectar avances con Pablo Barrera y Matías Britos para mandar la frente en solitario a Eduardo Herrera quien prácticamente no tocó balón en los primeros 45.

En el segundo tiempo las acciones fueron similares a la mayoría del primer tiempo. Unos Pumas intentando controlar y avanzar sin mucha idea y un Pachuca que buscaba en la salida rápida la sorpresa para hacer caer de nuevo la valla del ‘Pikolín’.

Al minuto 62 Diego Alonso envió a la cancha al México-colombiano, hijo de la leyenda tuza Miguel Calero, quien a sus 17 años se encontró con la mejor racha de su corta carrera. A los dos minutos controló un balón que le dejó Hirving Lozano quien ya había ingresado al campo, y desde el borde del área grande soltó un disparo que se coló por la parte inferior del poste derecho del arquero de la UNAM para el dos a cero y enmarcar su primer diana en la Liga MX.

Diez minutos después, a los 73 del complemento, el ‘Chucky’ se acompañó con Erick Gutiérrez quien también ya había saltado al empastado del Estadio Hidalgo, para enviar zapatazo al marco de Pumas desde la misma distancia de donde Calero junior había marcado el segundo; sin embargo ahora Palacios detuvo el disparo pero la dejó en el área chica sin que Darío Verón ni nadie se acercara a la llegada de “Juanjo” Calero quien simplemente le embocó al fondo de las redes para su primer doblete como jugador del primer equipo del Pachuca.

En el campo todo era felicidad para los Tuzos: recuperaron a sus convocados olímpicos, ya no tienen lesionados en defensa (solo restan los atacantes Rubén Botta y Franco Jara, así como el recién lastimado en Brasil, Rodolfo Pizarro) y obtuvieron en el hijo de Miguel Calero un revulsivo para darle alegría a la gente que llenó el Hidalgo.

Al 88 el propio colombiano naturalizado mexicano desbordó en el área grande sobre 3 rivales para recibir una falta que posteriormente erraría Urretaviscaya desde los 11 pasos; muchos desde la grada pidieron que el propio hijo del “Cóndor” tirara el penal para que la noche se convirtiera en mágica.

No hubo más tiempo en el partido al ver las acciones finiquitadas entre Tuzos y Pumas, lo que deja al Pachuca de nuevo en lo alto de la tabla con 12 puntos junto a Xolos de Tijuana, mientras que los capitalinos perdieron el invicto en la primera goleada en contra, en la era de Francisco Palencia como DT de la UNAM.