El sueño sigue para Rayos

Necaxa eliminó a los Tuzos del Pachuca y se verá en la semifinal del Apertura 2016 ante las Águilas del América

Necaxa festeja tras su pase a semifinales de la Liga MX
Necaxa festeja tras su pase a semifinales de la Liga MX (Imago7)

Hidalgo

Tuzos del Pachuca, el campeón defensor, se quedó fuera de la Semifinal después de empatar a cero goles en la vuelta de Cuartos de Final ante los Rayos del Necaxa, que solventó la renta que sacó en la ida en el Estadio Victoria por dos goles a uno. La primera Liguilla de los hidrocálidos desde su regreso a Liga MX y se metió a la ronda de los cuatro mejores, donde su rival serán las Águilas de América, que echó en el Clásico Nacional a las Chivas.

EL PARTIDO

Apenas cinco minutos y Rodolfo Pizarro pisó el área con peligro, línea por banda izquierda que cortó la zaga a tiro de esquina, peligro de gol que culminó en 'strike' de Franco Jara pierna zurda.

Un gol era suficiente para estar en otra antesala de la pelea por la corona del A16, y así lo entendió desde el silbatazo inicial el campeón defensor.

Necaxa, que llegó a su primera Liguilla desde su regreso del Ascenso, también entendió su rol: ¿el fin justifica los medios?

En 20 minutos, los Rayos no tenían ningún tiro a gol, no así el once de Diego Alonso, que tuvo su primer sabor a gol en los pies de Franco Jara; Hirving Lozano tomó el balón en medio campo, sembró rivales y, flanqueado por Jonathan Urretaviscaya y Jara, decidió por el 29 tuzo, quien disparó raso al palo diestro de Marcelo Barovero, quien acompañó un balón que salió apenas por un lado.

No había respuesta hidrocálida, al grado de que Lozano, siempre de frente al arco con balón en los pies, tenía suficiente tiempo para servir; incluso, en una acción lanzó pelota al área que cabeceó, otra vez, Jara y que manoteó a córner Barovero.

Mientras, en la grada, tensa calma y aliento local con algunos dominios del invitado, recinto cómodo para el futbol, aunque, en el papel, debería ser incómodo para los once visitantes en el campo, y los Rayos así lo exhibieron en poco más de media hora del primer tiempo. Se olvidó del balón y se acomodó a la circunstancia. Manejó el balón, ironía, sin tenerlo en los pies. Solo un disparo al arco, en el ocaso de la primera parte, vía la pierna derecha de Luis Gallegos; que puso nervio al conejo, quien rechazó el balón y, al rebote lo agarró para alivio de su nación, flash back al primero gol de Rayos en la ida también con un intento de Edson Puch que, a dos manos, envió a la tribuna Oscar Pérez; sin embargo, 'Conejo', con la mano, señaló a la parcialidad rojiblanca a manera de un 'no los escucho'. Pérez goza la presión.

Inicio de segundo tiempo y en segundos Lozano agarró el balón, lo llevó hasta el otro lado y, de derecha, probó una vez más a Barovero, pero su disparo se quedó en las manos del meta argentino. La cuenta regresiva de intentos comenzó para el local. El reloj comenzó a hacer su trabajo, el boleto a la semifinal estaba a un gol de distancia.

Un intento más de Lozano dentro del área con el que suspiró su nación, Barovero desvió con la mirada y la tensión aumentó en el Hidalgo. Caras de semblante caso cabizbajo que acompañó el técnico Diego Alonso con un ir y venir en su zona de banca, manos en los bolsillos y cabeza con la mirada fija al césped.

¡Tic, tac! Crono en marcha y Tuzos dejó una jugada más de gol solo en grito ahogado de su casa. Urretaviscaya tiró diagonal por la línea izquierda y Jara no llegó al balón, barrida justo en la zona roja rival que se esfumó; después, amarilla para Medina por caer en el área, César Ramos lo previno por un intento de engaño. A estas alturas del partido, ya no interesaba el cómo. Sí o sí generar para concretar.

La vida se le consumía al tuzo y Alonso quemó dos cambios de inmediato. Entraron Raúl López y Juan Calero, adiós a Medina y Guzmán.

Jara, de nueva cuenta, exigió a Barovero quien, con lance a su costado izquierdo sacó apenas el balón; sin embargo, la acción no contó por una falta previa que marcó Ramos Palazuelos.

Turno al movimiento de Alfonso Sosa y le dio minutos a Claudio Riaño, quien sustituyó a Edgar Espindola.

Ocaso del partido y la grada coreó "sus sentimientos al tuzo"... ¡aunque sufra este momento, no te voy a abandonar! Último canto que de poco sirvió, incluida la tarjeta roja que recibió Claudio Riaño, conato de bronca con el que cerró su participación en el torneo un blanquiazul descolorido... y sí, el fin justificó los medios. Necaxa es semifinalista y se verá las caras con su ex hermano, un América que despachó a su rival histórico. Aguascalientes hervirá con una antesala a la Final.