La ambición de Enner

El delantero ecuatoriano llegó a la Liga MX con la certeza de trascender; tras 22 partidos y con 18 goles marcados, Valencia está muy cerca de alzar el título

Enner Valencia, atacante de Pachuca
Enner Valencia, atacante de Pachuca (Mexsport)

Ciudad de México

Llegó como un desconocido al futbol mexicano, pero los minutos en la cancha le otorgaron los reflectores que su desempeño pedía desde su arribo con Pachuca. Acomodado como eje de ataque, posición que no desconocía pero en la que no era habitual en el Emelec de Ecuador, Enner Valencia se ha hecho cargo de la ofensiva de los Tuzos a lo largo del Clausura 2014, gracias a la movilidad en el área rival, al entendimiento con sus jóvenes compañeros y a que siempre se desmarca y acomoda de manera que el arco rival es una constante en su camino.

Enner Remberto, de humilde extracto (San Lorenzo, Provincia de Las Esmeraldas, Ecuador), dejó claro desde sus primeros instantes enfundado con la indumentaria de los blanquiazules que a México había venido para consagrarse, luego de tres años de militar con un grande de su país. "Llegué ilusionado y ya quiero estar listo para entrar al campo, porque sé que las cosas aquí me pueden salir muy bien", dijo el ex del Emelec de Guayaquil en su presentación como refuerzo tuzo.

Después del acto protocolario, Enner se dedicó a hablar en la cancha. Defendió los colores del Pachuca con la misma vehemencia con la que de niño ordeñaba vacas para obtener dinero, pues su familia se dedicaba a la ganadería. Valencia remó contracorriente, se adaptó a la titularidad como delantero y responsable del gol.

Con 12 dianas, el atacante conquistó su primera corona como máximo romperredes en la Liga MX y se consagró como la referencia del ataque que dirige Enrique Meza al término de la fase regular del torneo. Además, en la Liguilla, confirmó el buen momento que vive con los de la Bella Airosa, pues en cinco cotejos ha anotado en seis ocasiones. Valencia es ya un inamovible del esquema del Ojitos.

Pese al éxito individual, el ariete ecuatoriano, convocado por Reinaldo Rueda en la prelista de su país para acudir a la Copa del Mundo este verano, prioriza la consecución de logros colectivos con los Tuzos. "El equipo ha hecho las cosas muy bien, y avanzar en la Liguilla es un justo premio al esfuerzo de todos; el título de goleo es algo inolvidable, pero lo que más me gustaría es ser campeón", aseveró el futbolista de 24 años, luego que los hidalguenses se impusieron a Pumas de la UNAM en la vuelta de los cuartos de final.

Correspondiente a su discurso y fiel a la cultura del esfuerzo con la que se formó, Enner ha sido parte clave y piedra filosofal del paso ganador de los pupilos de Enrique Meza por la recta final del certamen. Sus goles y accionar yale colocan cerca de la cúspide.