Lateral con vocación de delantero

Rodolfo Pizarro se suma al ataque de los Tuzos cada que puede; y es que desde pequeño, apreció las jugadas que terminaban en gol

Rodolfo Pizarro en la final de ida
Rodolfo Pizarro en la final de ida (Mexsport)

Ciudad de México

A sus 20 años, Rodolfo Pizarro vive su primera final en el futbol mexicano con ilusión y ganas de trascender. El lateral ha consagrado su desempeño con la titularidad que le ha brindado Enrique Meza a lo largo del Clausura 2014 y asegura que se debe a la polivalencia que ofrece en el campo, pues el tamaulipeco igual sube a ofender que baja para realizar coberturas y marcas atinadas. Cuenta con argumentos para desempeñarse en más de una posición.

"Yo jugaba más adelantado antes de llegar a la Primera División, por eso creo que me incorporo muy fácil al ataque y se me da hacerlo como lateral; el partido contra León fue muy difícil. Por mi parte estoy feliz y muy contento con lo que sucedió en la cancha, porque al final se obtuvo un resultado muy importante. Todavía queda mucho por disputar y no podemos confiarnos".

Como cualquier joven, Rodolfo tuvo a más de un referente a lo largo de su formación como profesional del balompié. Contrario a lo que pudiera pensarse, por su lugar en el terreno de juego, Pizarro admiró las peripecias de uno de los últimos ídolos del americanismo y de algunos otros desequilibrantes atacantes que deslumbraron el orbe futbolístico en los últimos años.

"Desde muy niño tuve como máximo ídolo a Cuauhtémoc Blanco, siempre me gustó cómo jugaba; me gustaba todo lo que él hacía en la cancha, desde sus festejos hasta sus goles. Ahora me gusta mucho el estilo de Cristiano Ronaldo, aunque antes también disfrutaba del Ronaldo brasileño, del Fenómeno".

Con 54 partidos disputados en el máximo circuito, Pizarro Thomas, anhela la consecución del título que lo avale como campeón del certamen en pugna. El juvenil futbolista sabe que se encuentra a 90 minutos, al menos, de levantar la copa, y espera que en el Hidalgo se consolide este sueño ante un León que no se guardará nada y tratará de ofender desde el inicio de la final de vuelta.

"Conseguir el título representaría una meta cumplida. Ganar la liga es un sueño que tuve desde muy chico y creo que todos aspiramos a eso, a ser campeones. A mi edad cre que sería una bendición, pero sé que todavía quedan 90 minutos para jugar y el rival va a tratar de acortar nuestra ventaja desde que inicie el partido".

SIN PROBLEMAS

En los minutos finales del cotejo de ida entre León y Pachuca, luego de caer al césped precedido por una falta, Pizarro fue abofeteado por José María Cárdenas, quien no fue expulsado por César Arturo Ramos, el árbitro del encuentro. Aun así, el defensor blanquiazul justificó la actitud del volante esmeralda y minimizó el acto de violencia innecesaria.

"El Chema Cárdenas se enganchó con el calor del juego y es normal cuando sabes que estás en desventaja, pero todo quedó ahí. Tampoco es algo con lo que uno tiene que buscar algún conflicto, y hay que tomarlo como algo sin mucha importancia. No pasó nada y comprendo por qué lo hizo".