Duelo de goles en el Hidalgo: Pachuca 3-2 América

Los Tuzos tuvieron a las Águilas 2-0; sin embargo, errores en la defensa propiciaron un duelo de anotaciones para una mínima ventaja antes del viaje al Azteca para la vuelta de cuartos 

Pachuca

América parecía estar liquidado en Pachuca, los Tuzos tuvieron la ocasión para imponerle a las Águilas una derrota que dejara sentenciada la eliminatoria, porque el equipo de Gustavo Matosas tuvo un arranque disperso, pero aun así y pese a la derrota que sufrió por 3-2 en el estadio Hidalgo, el conjunto azulcrema no necesitará de una hazaña en el juego de vuelta para avanzar, pero sí que tendrá que mejorar su juego, sobre todo la manera para conectarse desde el arranque del partido y no esperar hasta verse en desventaja para reaccionar.

En el inicio, Pachuca salió a morder a su rival, fue más intenso y mostró mayor determinación, avisó en los primeros minutos con Erick Gutiérrez, una conducción que acabó con un tiro desviado. Fue el preludio de lo que ocurriría un par de minutos después; el mismo Gutiérrez controló la pelota en las afueras del área y sacó un zurdazo imposible de detener para Moisés Muñoz cuando apenas iban cuatro minutos.

Los Tuzos eran un equipo más revolucionado, más vivo en el campo, con mejores ideas. América buscaba meterse al juego, encontrar la pelota y circularla para llevarla a zona de peligro. La pasividad de las Águilas era constante y se rompía en fugaces intentos como un tiro de Benedetto que se fue desviado.

América pasó a pararse mejor, mientras Pachuca resguardaba su arco y apostaba por la velocidad de Lozano y Penilla, dos flechas por los costados, cuando daba la impresión de que las Águilas se sentían más cómodas en el campo, el arrebato de Pachuca volvió a hacerse presente. Penilla encaró a la zaga azulcrema, tuvo la suerte de que en un tapón la bola le quedó a su pierna zurda, disparó raso y doblegó el lance de Muñoz al minuto 18.

El campeón seguía tocado aunque acarició el descuento en otro remate de Benedetto, pero el cruce de Miguel Herrera evitó el daño. Pachuca seguía más enchufado al juego, ejecutaba su plan como lo había delineado desde el inicio, defendiendo con mucho orden y desprendiendo con velocidad.

Los defensas Tuzos siempre estuvieron un paso por delante de los delanteros azulcrema, vigilaron sigilosamente a Benedetto y Oribe, porque Darwin volvió a mostrar ese ausentismo que tuvo la mayor parte del torneo regular. América carecía de conexiones entre su medio campo y su delantera, la más clara de las Águilas llegó en el minuto 33, un centro por la izquierda fue cabeceado por Benedetto, pero el remate del 'Pipa' salió justo a la posición del 'Conejo' Pérez que tapó el balón con las manos.

ESPONTÁNEO en la cancha del Hidalgo apareció con un mensaje ajeno al futbol.

Sin embargo, el portero no reaccionó en un tiro de Michael Arroyo, el ecuatoriano sacó un zapatazo desde fuera del área, la bola era atajable, pero el Conejo no la pudo detener. Era el minuto 35 y América cobraba vida en la serie, el juego creció en intensidad y dos minutos después Pachuca volvió a golpear al cuadro azulcrema. Nahuelpán tomó la pelota fuera del área y sacó un zurdazo, de nuevo Moisés se lanzó, pero la pelota entró muy esquinada. Los Tuzos impedían cualquier atisbo de reacción de los americanistas.

Acabó el primer tiempo con la sensación de que América no había llegado a la Liguilla, el equipo tenía que corregirse para no sufrir una derrota que pudiera dejarle fuera de la eliminatoria.

Arrancó el complemento con el mismo rostro y Mosquera, en un remate con la cabeza pudo hacer más grande la herida, pero un buen manotazo de Muñoz se lo impidió. Entonces, la defensa de los Tuzos que hasta entonces había estado impecable tuvo una pifia que revivió al América. Walter Ayoví perdió la pelota, la tomó Benedetto y disparó con derecha para recortar distancia en el 50'.

Matosas vio que era la hora de mandar a Sambueza al campo de juego, que América no podía perderse, el partido empezó a jugarse a corazón abierto, con los locales buscando otro gol que les permitiera ir con más serenidad al Azteca, los visitantes a pelear por la igualada que les dejaría bastante mejor parados para la vuelta. Casi lo empató América en un cabezazo de Pablo Aguilar, bien contenido por el 'Conejo'. Lo tuvo Nahuelpán, pero su tiro bien tapado por una par der jugadores azulcremas.

América perdió en el Hidalgo, el daño pudo ser más grave, no fue así y está en sus manos avanzar a la semifinal, para ello deberá salir más enchufado en su casa, si lo hace, tendría al alcance la puerta de la semifinal.