Dinámica, técnica y astucia

Hirving Lozano, Érick Gutiérrez y Rodolfo Pizarro son los principales bastiones de un Pachuca vertical, rápido, que, con Diego Alonso, está a las puertas de su sexto campeonato de Liga

Erick Gutiérrez, Rodolfo Pizarro e Hirving Lozano
Erick Gutiérrez, Rodolfo Pizarro e Hirving Lozano (Mexsport)

Ciudad de México

Pachuca cuenta con tres jóvenes que dan brillo e ilusión al sistema de juego de Diego Alonso. Hirving Lozano, Érick Gutiérrez y Rodolfo Pizarro encarnan la revolución generacional que viven los Tuzos y también, que poco a poco, se está dando en la Liga Mx. El proyecto que encabeza Jesús Martínez tiene en estos tres a sus pilares para, ahora, pensar también en la consecución del título del Torneo Clausura 2016. Luego de un semestre de satisfacciones, están a 180 minutos de conseguirlo.

Las características de los tres jugadores permiten pensar que el campeonato es una posibilidad cercana. Cada uno, en lo suyo, es determinante. Así lo demostró el propio Hirving en la semifinal de vuelta, frente a un León que no se guardó nada, al marcar el 2-1 que sentenció a los esmeraldas y colocó a los blanquiazules en el duelo determinante, ante Monterrey. El tiempo y el correr de las jornadas les han servido para madurar desde su irrupción.

Lozano, pegado a la banda izquierda, con 20 años y desequilibrio en los botines, es poseedor de una técnica privilegiada, que le permite ser punzante en los últimos metros de cualquier jugada. Lleva la pelota pegada al pie, con la mirada puesta en el objetivo. Es rápido y pese a su edad, ya completa 89 encuentros en Primera División y vive su quinto semestre como profesional. Debutó con gol incluido ante el América, en el Azteca, que le dio el triunfo a los suyos.

Con mayor plurifuncionalidad, Pizarro Thomas (22 años), ha variado en sus posiciones en el campo. Rodolfo comenzó como delantero con Hugo Sánchez (Apertura 2012), pero fue con el pasar de los torneos que distintos técnicos le fueron rotando. Gabriel Caballero lo ubicó como mediocampista, mientras que Enrique Meza lo utilizó como volante/lateral por la derecha. Fue hasta la llegada de Diego Alonso, que el '7' tomó mayor relevancia en el ataque.

Ahora, lo mismo funciona de interior por su sector natural que de mediapunta con gol. Y ha sido, precisamente, con el estratega uruguayo, que su presencia y cualidades han explotado en ofensiva.

Desde el Clausura 2015 registra, además de libertad en el aparato de ataque, suma ocho anotaciones y dos asistencias. Lo mismo desequilibra que retiene el balón para deshacer jugadas del rival.

Érick Gutiérrez, por su parte, completa una carrera relevante a su corta edad (20). Es un escudo de contención fi no, que lo mismo pelea arduamente con los rivales para hacerse del esférico, que comienza a hilar jugadas para robustecer su zona de ataque. Corta circuitos del sinodal y eleva el volumen de juego propio. Es un todoterreno, un jugador de físico medio, pero con carácter para ordenar su mediocampo. Sube y baja.

Los tres, no solo tienen a Pachuca a minutos de su sexto campeonato, por si fuera poco, cada uno tiene un proceso a desarrollar en distintas selecciones, ya sea en la mayor con Juan Carlos Osorio, o rumbo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el próximo verano. De momento, para la Copa América, el timonel colombiano citó a Hirving Lozano, considerando que el camino hacia la olimpiada pueda concentrarse Gutiérrez y Pizarro. Presente y futuro del Tri.

EL FACTOR CHARRÚA

Sin muchos aspavientos, a finales del año 2014, Diego Alonso se hizo cargo del timón de Pachuca.

El uruguayo, con paso por el futbol mexicano como jugador (Pumas, en 2004-05), y antes de arribar a la Bella Airosa dirigió al Bella Vista y Peñarol de su país, además de Guaraní y Olimpia de Paraguay. En su nación, con los aurinegros desplegó un futbol vertical y ofensivo, parecido al de Pachuca. Tres semestres le han bastado en México para dejar su huella en el equipo. Una semifinal en su primer torneo y la final en el tercero, resumen la estancia del charrúa en el país. Ahora, pese a que dejó en el camino a técnicos de mayor experiencia, como Luis Fernando Tena (León), se ilusiona por conseguir una estrella más para el escudo de los Tuzos y está cerca: "Pensamos en la Final, en ser campeones, pero delante estará un rival complejo", dijo después de acceder al duelo por el campeonato.

Monterrey parte como favorito para consumar el campeonato, pero la dinámica, técnica y astucia de estos tres, son las principales armas de unos Tuzos hambrientos. Lozano, Gutiérrez y Pizarro están listos para demostrar en el campo, en el máximo escenario, que han madurado lo suficiente.