“Necaxa es un desafío”

En enero fue elegido como uno de los diez mejores porteros del mundo y Marcelo Barovero asume que para él, más que los títulos, lo que importa es seguir jugando

Marcelo Barovero, portero de Necaxa
Marcelo Barovero, portero de Necaxa (Mexsport)

Aguascalientes

El portero Marcelo Barovero prefirió dejar atrás su pasado exitoso con el River Plate de Argentina para darle un giro a su carrera y comenzar un nuevo proyecto que lo haga vibrar, disfrutar y luchar por otros objetivos, factores que está convencido los podrá alcanzar con los Hidrorayos del Necaxa en la Liga MX.

Marcelo buscaba un sitio dónde reencontrarse con esa paz que bajo los tres palos de River Plate ya no tenía, y también una prioridad era encontrar un sitio donde su familia viviera tranquila, con nuevos aires, y es en Aguascalientes donde cree que todo se podrá conjuntar para sentirse pleno en todos los sentidos.

En el balompié pampero ganó el Torneo Final en 2014, así como la Copa Campeonato, Copa Sudamericana, en ese año; la Recopa, Copa Libertadores de América y Suruga Bank, en 2015; éxitos que lo llevaron a consagrarse como uno de los últimos ídolos de la afición rioplatense, que lo llegó a considerar como el Carlos Gardel de los Millonarios; además, a principios de este año fue catalogado entre los diez mejores porteros del mundo, por parte de la Federación Internacional de Estadística e Historia, que colabora con la FIFA.

Barovero, quien por su espigada figura es apodado Trapitos, tuvo una buena presentación en el futbol mexicano con el Necaxa, en el empate sin anotaciones ante el Cruz Azul de Tomás Boy; ese resultado, incluso, tuvo eco entre la prensa argentina, que destacó el trabajo solvente del ex ídolo de River Plate.

Pero no son los campeonatos ni los reconocimientos lo que alimenta el ánimo de Barovero, sino simplemente ser parte de un equipo profesional, pisar el césped y tomar la pelota.

"En mi caso no pasa la vida por los campeonatos o por las Copas que se ganan, lo importante es estar dentro de la cancha, jugar y saber que uno tiene una carrera corta; y ahora en este tiempo que quiero estar aquí en Necaxa voy a encarar todos los desafíos que uno como jugador siempre sueña, así que siempre viviré agradecido por haber cumplido el sueño de jugar en un club grande de Argentina, pero también es un sueño este nuevo desafío de jugar con Necaxa", señalo en entrevista con La Afición.

El guardameta, quien también tenía la opción de emigrar a la Liga de las Estrellas con el Celta de Vigo o aquí en México con el Veracruz, sabe que defender el orgullo y honor necaxista, es un reto importante a sus 32 años, porque volverá a experimentar la necesidad de luchar día a día por la permanencia en la elite de futbol mexicano.

"En líneas generales Necaxa y la ciudad de Aguascalientes tienen lo que yo estaba buscando, así que no me costó mucho tomar la decisión; y créeme que estoy contento, con mucha ilusión y con todas las expectativas de que sea bueno este nuevo camino, no solo para mí, sino para toda mi familia y el equipo".

Marcelo, además de tener títulos en su trayectoria, también ha sido un portero que ha tenido que sortear descensos, lo vivió con Atlético Rafaela, Huracán y con el mismo River Plate (que volvió luego de un año); experiencias que serán fundamentales para su presente con el cuadro de Aguascalientes, pero advierte que ese tema se logra superar con unión y trabajo.

"No hay otra fórmula, hay que estar muy comprometidos cada uno, pero ante todo preparados para dar lo mejor, pero lo más importante es el compromiso que cada uno debemos y tenemos que asumir".

¿Cómo se logra mantener la categoría?

En general creo que todo pasa porque el equipo sienta que vamos creciendo, más allá de los resultados buenos o malos. Lo importante es que nosotros y el cuerpo técnico sepa que estamos creciendo partido a partido.

Y agregó: "Pasa también por tener la convicción y mentalidad de ver después de cada partido, si el equipo realmente está creciendo".

¿Barovero deber ser visto como la esperanza de éxito de Necaxa?

El compromiso de mi parte siempre estará a la orden. Pero en el futbol no hay palabras que tapen nada, solamente importa el accionar que tengamos en la cancha. Aquí nadie se va a salvar solo, ni nadie en solitario va a ser el salvador del equipo.

Dijo también que "en esta nueva misión vamos a necesitar de todos y el compromiso pasa por eso. Y siendo realistas, porque últimamente los equipos que han ascendido en México les ha costado mucho (la permanencia), y no podemos engañar a nadie, lo primordial es no descender y yo tengo que ser el más realista de todos".

Marcelo Barovero, a sus 32 años de edad, y pese a todo lo conseguido, sabe que el Necaxa podría también marcar su trayectoria, esa que está construida a base de golpes y éxitos.