Rayados, de mal en peor

Monterrey suma cuatro partidos sin ganar al caer ayer ante un León plagado de suplentes; afición corea el nombre de Vucetich en las gradas. Se desató la violencia entre elementos de La Adicción y elementos de seguridad.

Impotencia Aficionados de La Adicción se enfrentan a la policía durante el juego.
Impotencia Aficionados de La Adicción se enfrentan a la policía durante el juego. (Édgar Montelongo, Mexsport y Jorge López)

Monterrey

El Monterrey acumuló una nueva desgracia anoche en el estadio Tecnológico: el colmo no fue que perdió 2-0 ante el León, sino que lo hizo ante su plantilla suplente. 

Sí,  ayer el técnico de los Panzas Verdes, Gustavo Matosas se dio el lujo de no alinear a nueve de sus jugadores estelares por el compromiso que tendrán a mitad de semana en la altura de Bolivia en compromiso de la Copa Libertadores. Y ni así, el Profe José Guadalupe Cruz y sus dirigidos pudieron aprovechar para ganar.

Rayados se quedó rezagado con 6 puntos de 21 posibles, misma productividad que cosechó Víctor Manuel Vucetich cuando lo cesaron el torneo anterior.

Pese a los nueve suplentes que Matosas presentó anoche en el Tec, el León impuso condiciones desde el arranque del partido y avisó con tres aproximaciones lo peligroso que continuaría siendo sin figuras de la talla de Carlos Peña, Luis Montes, Matías Britos y Mauro Boselli en ataque.

De hecho, el técnico de las Panzas Verdes optó por descansar a Rafael Márquez, José Juan Vázquez, Eisner Loboa, Edwin Hernández y su portero titular William Yarbrough, de tal forma que alineó a Christian Martínez, ex arquero rayado.

En el papel, el Monterrey arrancaría con ventaja y habría de aprovechar la oportunidad de enfrentar a los suplentes del León. Sin embargo, la postura del equipo campeón no cambió y mantuvo su filosofía agresiva. Incluso, al igual que el cuadro estelar generó ocasiones muy claras de gol y careció de contundencia.  Mauricio Castañeda voló una diagonal, Orozco tuvo que salvar con el pie un remate de Sebastián Maz y luego Sabah desperdició una inmejorable ocasión para anotar, pero también voló su remate.

El Monterrey apenas llegó con peligro en dos ocasiones. En la primera, al 8’, Neri Cardozo falló una clara oportunidad. Y tres minutos después, el propio Cardozo tiró un centro milimétrico a César Chelito Delgado, quien sacó un cabezazo angulado, el cual, no obstante, fue atajado por Martínez.

Al 27’, el árbitro Miguel Ángel Flores expulsó al Chelito por un planchazo a Fernando Navarro.

Acto seguido, el Profe Cruz tuvo que ajustar. Cambió a línea de cuatro atrás, recorrió a Osorio de lateral derecho, dejó a Ramos y Basanta como centrales y Meza de lateral izquierdo.

Efraín Juárez pasó al medio campo para jugar con Zavala, Silva y Cardozo. Marlon quedó solo en punta.

 A l 43’, Elías Hernández castigó a Rayados con un soberbio gol. En un contragolpe condujo la esférica, levantó la cara y antes de ingresar al área empalmó el balón de derecha, reventó el poste izquierdo de Orozco y se metió para el 1-0.

El técnico del Monterrey, José Guadalupe Cruz, lamentó la anotación y así se fueron al descanso.

Para la parte complementaria, Matosas se decidió ser más agresivo y sacó al lateral para ingresar al atacante Fausto Arizala.

En el segundo tiempo, Orozco se dedicó a salvar al Monterrey.

Al 57’, con un zurdazo, Cardozo reventó el travesaño y luego la esférica picó fuera de la línea de gol. 

El Profe Cruz adelantó líneas, corrió el riesgo y en la contra el León lo mató. Mauro Boselli, quien ya había ingresado, encontró una avenida sin tráfico que aprovechó para enfilarse mano a mano con Orozco y definir el 2-0 con toque suave por encima del arquero.

Ahí se acabó el partido, aunque minutos antes de finalizar se escuchó con fuerza el: “oé, oé, oé, oé Vuce Vuce” y “ahí está, yo ya lo vi, es el equipo de Vucetich” y “corococó, corococó, todos queremos que se vaya Salvador”.

DERROTA QUE CAUSA BRONCA

La desesperación de ver que su equipo simplemente no reaccionaba ante un partido donde el rival era superior y mantenía una ventaja de dos por cero, hizo que los aficionados del Monterrey comenzarán con actos de violencia en las tribunas del estadio Tecnológico, sobre todo en la parte de La Herradura donde se coloca la barra de La Adicción.

Luego de la segunda anotación del León por parte de Mauro Boselli, los fanáticos mostraron su coraje comenzando una bronca en la parte sur del inmueble; los empujones y golpes llamaron la atención de los policías encargados de mantener el orden en el Tec, sin embargo la atención de la seguridad simplemente causó más molestia de los seguidores del Monterrey quienes comenzaron a remeter en contra de los uniformados. La seguridad ingresó a la zona de La Adición causando enojo de los integrantes de esta barra quienes comenzaron a golpear y tratar de hacer que los encargados de poner orden salieran de su espacio, lo que causó que la policía respondiera el ataque y buscara tomar en su poder a la gente que estaba alterando el orden.

Jóvenes golpeados, algunos casi asfixiados y hasta un policía descalabrado fue el saldo que dejó esta bronca causada por los malos resultados del Monterrey, quien se despidió con un dos por cero en contra en su cancha. (Jair Ramos)