"Hemos festejado con más euforia": ‘Jona’than Orozco

El portero de Monterrey aseguró que Tigres tenía el derecho de celebrar como quisiera.



Jonathan Orozco guardameta del Monterrey
Jonathan Orozco guardameta del Monterrey (Mexsport )

Si Rayados hubiera vencido a Tigres en el Clásico 104, los albiazules habrían festejado con la misma euforia que lo hicieron los felinos, reconoció el portero Jonathan Orozco.

A diferencia de su entrenador Antonio Mohamed, el arquero rayado dijo que los felinos son libres de festejar como ellos deseen. Incluso, recordó cómo ellos han festejado con más euforia cuando le han vencido a los felinos.

"Es parte del show. Ellos pueden festejar como ellos crean conveniente, nosotros hemos festejado de muchas maneras; es válido en un Clásico. Ellos festejan a su manera, nosotros a la nuestra, quizás nosotros hemos sido más eufóricos, hemos sido diferentes.

"Aunque hayan sido solo tres puntos, el ganarle al equipo odiado de la ciudad, es cuestión de festejar. Nosotros también lo hubiéramos festejado y más de haberlo hecho fuera de nuestra casa. Así como cuando nosotros hemos ganado y hemos tirado carro, ahora nos toca aguantar", mencionó 'Jona', este martes en conferencia de prensa.

"Tigres no pueden estar sin mí"

Por sus constantes actitudes en El Volcán, Jonathan Orozco se ha convertido en el rival más odiado de la hinchada felina. Y para el guardameta rayado, esto tiene una razón de ser: él no puede estar sin los Tigres y los Tigres no pueden estar sin él.

El sábado pasado volvió a ser el jugador de Rayados más recriminado por parte de los aficionados felinos; sin embargo, el portero albiazul aseguró que esto es algo que no deja de disfrutar.

"Es como un matrimonio con la afición de Tigres. Yo no puedo estar sin ellos y ellos no pueden estar sin mí, me es bonito jugar ahí, me gusta. Es parte del show, es un Clásico, si no, no le abucheamos a nadie y no festejamos con nadie.

"Yo siempre voy a estar agradecido con la afición de Tigres porque el día que no me tomen en cuenta será el día que ya no soy trascendente, entonces es por algo. Ha habido muchos partidos muy buenos que les hemos ganando, otros hemos perdido. Yo que cada que voy al 'Uni' en vez de odiado me siento querido y es bonito jugar en ese estadio. Han sido más las veces que he festejado ahí de las veces que no", recordó.