¿Por qué Monterrey no es protagonista en la Liga?

El Estadio Tecnológico ya no pesa. En el presente torneo, Monterrey suma apenas 5 puntos de 18 posibles cuando juega en su casa

Monterrey
Monterrey (Edgar Montelongo)

Monterrey

Por más extraño que resulte, la razón de por qué el Monterrey no es protagonista en este Clausura 2014 se concentra justamente en el departamento que históricamente sido su fuerte: la localía.

Con miras a recibir al Atlante y Santos, los Rayados están a dos triunfos de colocarse en zona de clasificación. Pero lo que en otros tiempos indicaba un buen augurio, hoy no lo es. Rayados ha dejado de pesar en casa, e incluso, tras 12 jornadas presentan un mejor rendimiento de visita que en el estadio Tecnológico.

Un Monterrey de bajo perfil y pobres resultados en casa principalmente, será anfitrión del Atlante y Santos en las dos próximas jornadas. Sus números no podrían contradecir lo anterior al solo registrar 5 puntos de 18 posibles y ubicarse en el decimo quinto lugar de la tabla de los mejores locales.

Aún en las peores épocas, el Monterrey se había distinguido por ubicarse entre los cinco mejores locales y los últimos de visitante, pero en este torneo han perdido respeto en el Tec y extrañamente han sorprendido fuera de él.

De visita suma más puntos que en casa. Tiene 7 de 18 alcanzables y se encuentra situado en el octavo puesto empatado con otros tres equipos.

Con Carlos Barra y Pepe Treviño en la dirección técnica interina, el equipo ha ganado 2 partidos y perdido 3. Esos dos triunfos los consiguió en patio ajeno.

Hoy, Rayados necesita recuperar su fortaleza si pretende reinventarse en este torneo. Si son capaces de ligar tres victorias, es decir, doblegar a Atlante y Santos, sus dos próximos rivales en casa, sus posibilidades de alcanzar una eventual Liguilla se incrementarán notablemente cuando les resten por enfrentar tres rivales en teoría cómodos como Chiapas y Chivas de visita y Veracruz de local.

El triunfo del domingo ante Pumas le dio oxígeno al Monterrey, pero podría de recuperar su fortaleza en casa, adquiriría esa esperanza por rescatar el objetivo que se habían trazado al arranque de torneo: la clasificación.