Arellano se siente más cómodo como delantero

Carlos Barra apostó por los orígenes de Arellano como delantero y apenas en su segunda prueba marcó un golazo contra Pumas.

Omar Arellano
Omar Arellano (Mexsport)

Monterrey

Apenas regresó a su posición habitual de atacante y Omar Arellano anotó. El jugador del Monterrey confesó sentirse con mayor libertad en la posición donde se inició en Chivas.

Desde que llegó a Rayados en el 2013, Arellano fue reacomodado como volante o interior por derecha. Su función o responsabilidad, explica, no era propiamente anotar, sino participar en la generación de futbol en el medio y abastecer a los punteros.

Ante el bajo rendimiento de los atacantes Marlon de Jesús, Othoniel Arce e incluso Wilosn Morleo (pese a su gol ante el Atlante), el técnico Carlos Barra apostó por los orígenes de Arellano como delantero y apenas en su segunda prueba marcó un golazo contra Pumas.

Lastimosamente, Arellano se perdió por lesión el juego contra los Potros, pero ahora está de vuelta peleando por un lugar como atacante.

"Sin duda es una posición que conozco muy bien. Es una posición donde juegas libre y te puedes mover por izquierda, por derecha, atacar por cualquier sector. Me dieron la oportunidad de jugar ahí y hay que aprovecharlo.

"Es una posición que conozco perfectamente, me gusta y sin duda la responsabilidad es de hacer goles y hay que asumirla. Jugando de volante con otras funciones, otras tareas, pero ahora adelante me parece que las tareas son hacer goles y de ser peligroso", externó.

¿Te has sentido más cómodo como atacante?

"Sí, sin duda, me parece que uno toma confianza, uno toma motivación y más porque ha sido un torneo muy complicado para todos, no solo para mí. Y jugando ahí tomando confianza y con el gol, qué te puedo decir, para cualquier jugador es muy motivante".

"En lo personal quiero cerrar lo mejor posible y no bajar los brazos, no pensar en que ya todo está perdido. Hay que ir partido a partido y el sábado es un partido importante".

En 8 años como delantero de Chivas apenas marcó 29 goles, una cosecha muy baja porque usualmente acusó de lesiones prolongadas que lo orillaban a perderse más de la mitad de un torneo.

Por otro lado, Arellano optó por concentrarse más en repetir la exhibición de intensidad del domingo pasado contra Pumas y Atlante.

"Hoy en día cualquiera le gana a cualquiera, independientemente de eso tenemos que pensar más en lo que hicimos contra Pumas, sin duda, fue un buen primer tiempo, en el segundo sí bajamos un poquito la intensidad. Pero me parece que a ese ritmo, el equipo le puede ganar a cualquiera", declaró.