Rayados aplastó al León en el ‘Tec’: 5-1

Con una gran actuación de Dorlan Pabón, el Monterrey consiguió una goleada en casa y revivió sus posibilidades de Liguilla.



Dorlan Pabón, delantero de Monterrey
Dorlan Pabón, delantero de Monterrey

Dorlan Pabón tenía una deuda pendiente con su ex técnico Juan Antonio Pizzi. Aquel trago amargo en el Valencia si bien marcó el camino para regresar a México meses después, el colombiano tenía una espinita con el argentino... la deuda está saldada.

El atacante rayado recobró la puntería y por partida doble. Pabón clavó un doblete que terminó siendo fundamental para que el Monterrey vapulee 5-1 a La Fiera y mantenga intactas las posibilidades de meterse a la Liguilla.

Para Rayados, la contundencia parece que va en ascenso. La goleada a mitad de semana en la Copa y la de este sábado le llegan al equipo en el mejor momento, justo cuando antes de llegar a la Fecha FIFA. Serán dos semanas para que el equipo trabaje sin presión aun y cuando la cuesta hacia los puestos de Liguilla todavía sea hacia arriba.

El colombiano anotó a los minutos 6' y 77', dándole así forma la goleada. Edwin Cardona, a su vez, también fue clave, pues con una asistencia y una anotación (45') permitió que el Monterrey recobrara una ventaja que parecía arrebatada después de que Luis Montes empatara momentáneamente el marcador al 41' con un soberbio gol desde fuera del área.

Iniciando el complemento, Neri Cardozo rompió casi un año sin poder anotar. A pase a Pabón, el dorsal 18 batió a William Yarbrough justo cuando corría el 48'. 3-1 y Rayados caminaba en la encharcada cancha del 'Tec'.

A La Fiera se le complicó todavía más el trámite del encuentro al ser expulsado de manera directa al 63'. Pizzi no encontraba la manera de hacer reaccionar a sus hombres, mientras el Monterrey buscaba completar el festín que se estaba dando. Faltaba la puntilla.

Sobre el final del encuentro, Yimmi Chará –que ingresó por Cardona–, logró por fin anotar en Liga, al convertir un gol pegándole al balón de aire, aprovechando un centro desde la izquierda de Lucas Silva. 5-1 y Rayados está más vivo que nunca.