El año que 'mataron' a Carlos Sánchez

El nuevo refuerzo de Rayados pasó por México una desafortunada etapa donde lo pusieron a jugar en una posición 'extraña' para él; ahora con el cuadro regiomontano, quiere revancha en el balompié azteca 

Carlos Sánchez en su presentación como nuevo refuerzo de Rayados
Carlos Sánchez en su presentación como nuevo refuerzo de Rayados (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Con la bufanda del club estirada entre ambas manos y en el césped del estadio BBVA, que costó tres mil millones de pesos, así fue presentado Carlos Sánchez con Rayados. Sin embargo, el uruguayo ya había tenido otra presentación en México, que no fue de esta manera y que fue precedida de un paso desafortunado en el balompié mexicano, al no jugar en su posición natural: extremo por derecha.

Sánchez, en aquel entonces de 28 años, fue transferido por River Plate al Puebla en calidad de préstamo para el inicio del Clausura 2013. Fue contra su voluntad, ya que según el mismo mediocampista declaró a La Red, de Argentina, que se iba cedido "para liberar un cupo (de extranjero)".

De manera apurada zarpó a México, al Puebla, que entonces dirigía Manuel Lapuente en vísperas del inicio del torneo. Con el objetivo de librar el descenso, una meta conocida para el cuadro camotero.

El panorama no empezaba bien. Lapuente no le veía condiciones para que saltara como titular, ni siquiera para que jugara. Lo borró del equipo hasta la jornada 5. Sin embargo, los malos resultados de Manuel, obligaron a la directiva poblana a cesarlo en dicha fecha. Había esperanza para el charrúa.

Luego, llegó Rubén Omar Romano al banquillo de La Franja. A pesar de que no lo tomó en cuenta para las primeras dos fechas, en la fecha 9 por fin le llegó la oportunidad. Entró de cambio en aquel partido contra Atlante (empate; 1-1). A partir de ahí, y en el año que jugó de préstamo con el equipo, le llenó el ojo al técnico y jamás volvió a soltar la titularidad.

Sin embargo, no todo fue de ensueño. Si bien Carlos fue indiscutido en el once poblano, jugó fuera de su posición natural, en un ambiente ajeno a su posición de volante: lo hacía como atacante. Esa etapa fue inusual.

"Al haberme ido a México, al jugar allá de delantero, me di cuenta de lo que había dejado acá (en River Plate). En el Puebla hasta llegué a jugar de '9' varios partidos, incluso me he cruzado con otros argentinos. Lucas Viatri (eje de ataque que jugó en Chiapas en el Clausura 2013) me dijo en pleno partido '¿Qué haces jugando de 9?, si eres volante", explicó en una entrevista en mayo del 2014 a Diego Borinsky de El Gráfico.

Romano no solo lo utilizó como acompañante el centro delantero, además lo ocupó prácticamente en todas las posiciones del mediocampo: extremo e interior por derecha, contención fijo y extremo por izquierda. Un polifuncional, pero que no se encontraba con el cuadro poblano.

Después de que terminó su préstamo con los camoteros, el centrocampista regresó con River Plate. Ahí ganó casi todo lo que se le puso enfrente: Copa y Recopa Sudamericana, Libertadores y consiguió el subcampeonato del Mundial de Clubes. Además, El País de Uruguay, lo destacó como el mejor jugador de América.

No todo fue negativo

A pesar de que no gozó la comodidad de jugar en su posición, su primer ciclo en México no fue del todo negativo. En el año que pasó, aprendió a tener mejor definición frente a la portería.

"Allá, la entrada en calor la hacíamos todos los días con centro y definición. En vez de correr, todo era centro y definición, así se calentaba y al final eso ayudó bastante", confesó a la revista.

Asume el reto

Para el mediocampista uruguayo, el objetivo que tiene con Rayados, es que el equipo pueda tener un funcionamiento adecuado; el ex jugador de River Plate quiere poner al equipo en los primeros lugares.

"Es un club inmenso, como del que vengo, no podía perder esta oportunidad y la verdad la quiero aprovechar, por eso mismo elegí Monterrey. El reto siempre en cada equipo que voy lo pongo en lo más alto. Puebla no fue un equipo que elegí, se dio en su momento, ahora sí elegí a Monterrey con la ilusión de que al equipo le vaya bien".