Monarcas, el hijo despreciado

El equipo michoacano, sin ser brillante, solía ser protagonista en la Liga MX, sin embargo, tras convertirse en 'hermano' del Atlas, su rendimiento va en caída libre

Monarcas Morelia
Monarcas Morelia (Mexsport)

Ciudad de México

Diciembre de 2013, fecha en la que TV Azteca (Grupo Salinas), propietario del equipo Monarcas Morelia decide hacerse de otro equipo en la Liga MX: los rojinegros del Atlas, equipo que, hasta entonces, lidiaba con graves problemas financieros y deportivos.

Morelia, por su parte, gozaba de estabilidad, y si bien es cierto que muy lejos están desde la última vez que celebraron un título de liga, acababan de alzarse con el campeonato de Copa ante su entonces futuro 'hermano'.

Equipo de media tabla para arriba, constante invitado a las liguillas y piedra en el zapato de cualquier denominado grande en esa instancia, Morelia y sus aficionados vivían tiempos de paz sin pensar en el tormento que les esperaría.

Tras la compra de Atlas por parte de sus dueños, Morelia abordó un especie de sube y baja, donde el cuadro jalisciense se elevó dejando a los michoacanos en la parte baja de este balancín. Las pruebas son las cifras de un equipo que, desde entonces, ha visto desfilar a seis entrenadores en su banquillo.

Mientras que en Atlas el 'Jefe' Boy ha dirigido los últimos tres torneos, en Monarcas han estado: Carlos Bustos, Eduardo de la Torre, David Comizzo, José Guadalupe Cruz, Alfredo Tena y el actual timonel, Roberto Hernández.

El cuadro purépecha presenta graves números en el último ciclo futbolístico (Apertura 2014 y Clausura 2015), donde ha disputado 32 partidos con un saldo de únicamente cuatro victorias por ocho empates y veinte descalabros, sumando apenas 20 puntos, un abismo de diferencia si lo comparamos con los 'Zorros', quienes acumulan 56 unidades producto de 16 triunfos, ocho empates y ocho derrotas. Polos opuestos para equipos de un mismo dueño.

Asimismo, tras la venta de los tapatíos a Grupo Salinas, Monarcas vio como tres de sus mejores hombres fueron vendidos a un cuadro rojinegro que entonces se hallaba ávido de buenos resultados; Federico Vilar, Enrique Pérez y Aldo Leao fueron los sacrificados.

El DESCENSO, SU NUEVO PROBLEMA

Monarcas enfrenta ahora un problema que temporalmente acabaría por llegar a sus puertas, el descenso, ya que, con el paso de los torneos, sus mejores temporadas han sido desplazadas por aquellas donde su rendimiento vino a la baja para situarlos en zona caliente dentro de la tabla de cocientes.

En el próximo Apertura 2015, los del Cerro del Quinceo iniciarán la batalla por no perder la categoría desde el sótano de la tabla porcentual, donde únicamente el recién ascendido estará por debajo de ellos.