No hay equipo B

Cruz Azul fue goleado y exhibido por Morelia; con la decisión de poner jugadores suplentes, La Máquina está obligada a ganar la Concachampions.

Aldo Leao celebra el primer gol de Monarcas en el partido de anoche.
Aldo Leao celebra el primer gol de Monarcas en el partido de anoche. (MexSport)

Morelia, Michoacán

La buena temporada que Cruz Azul realizó, le permitió tener un colchón de puntos como para aventarse a jugar sus últimos dos partidos con un cuadro alterno. Luis Fernando Tena puso su mente en ganar la Concachampions, y echó mano de la banca y uno que otro suplente, le alcanzó para empatarle a Pachuca la semana pasada, hubo una mueca de felicidad que ayer se borró por completo tras la zarandeada que le propinó Morelia, un 5-1 irrefutable y contundente.

La Máquina se había aferrado al primer lugar de la tabla general, lo había defendido con uñas y dientes y el buen futbol que su cuadro titular le garantizaba con ese plus de calidad. Pero ayer quedó de manifiesto que el cuadro celeste alterno es terrenal y vulnerable, que hay jugadores a los que el peso de la camiseta los rebasa.

Morelia es el más agradecido de que Cruz Azul haya puesto un cuadro alterno, porque los michoacanos fueron un equipo decidido, no desaprovecharon las lagunas celestes y fueron a validar sus aspiraciones de Liguilla. La cabeza celeste estaba puesta en el Nemesio Diez y en el partido contra los Diablos por el título de la Concachampions.

No tardó Morelia en adelantarse, los michoacanos salieron como perros al hueso, desarticularon a Cruz Azul, lo encerraron en su reducto y al minuto 16, Aldo Leao robó un balón en la salida celeste. El mediocampista colombiano se hizo el espacio y sacó un derechazo que venció el lance de Guillermo Allison.

El novel portero de Cruz Azul fue sometido a un constate castigo, respondió bien en algunas ocasiones, un par de lances efectivos que lo van curtiendo para el juego vital del miércoles, aunque también tuvo sus yerros, sobre todo en el segundo gol, cuando Mancilla se llevó en velocidad al joven David Stringel, el chileno disparó al cuerpo de Allison que no supo atajar el tiro y se le coló para el 2-0 al minuto 25.

La Máquina ofrecía poca resistencia, pero sorprendió a Morelia con un pase filtrado de Horacio Cervantes, el Chaco dejó pasar la pelota y el cuero le cayó a Emaná, el camerunés arrancó y cuando entró al área descontó para el 2-1 al 41’. Poco le duró el gusto al equipo de Tena que recibió el tercero por la vía penal, luego de que Allison se llevara por delante a óscar Fernández. Mancilla no perdonó desde el manchón penal para el 3-1 al 43’.

En el segundo tiempo el orgullo celeste dio tintes de querer aflorar, pero Morelia lo apagó de un plumazo. Los michoacanos sobre llevaron el juego y al 76’ Duvier Riascos cazó a la defensa adelantada, se fue con la bola, eludió a Allison y puso el 4-1. La cuenta la cerró al 87’ Óscar Fernández con un cabezazo que dejó parado al meta celeste.

Cruz Azul no tiene excusas para el miércoles, la bochornosa goleada de anoche tiene que ser compensada con el boleto al Mundial de Clubes.