Monarcas, campeón de Copa MX

Al minuto 12 Morelia ganaba 2-0, ventaja que se le esfumó, Atlas alcanzó y acabaron 3-3, ambos con 10; en los penales Vilar hizo el triplete de atajadas.

Los campeones, con Federico Vilar levantando la Copa MX
Los campeones, con Federico Vilar levantando la Copa MX (MEXSPORT)

Morelia

Escucharon el We are the champions de Queen  en el vestidor. Como sucedió hace más de 14 años en Toluca, los penales impidieron al Atlas terminar con el ayuno de títulos. Tras un 3-3 en 90 minutos, los Zorros cayeron 3-1 en penales y Monarcas Morelia es campeón, con medio boleto a la Copa Libertadores, el otro medio ticket lo debe disputar con el próximo que la gane.

Atlas logró remontar la adversidad casi desde el arranque del juego hasta su conclusión, pero desde los once pasos fallaron Vuoso, Cufré y Ayala. Federico Vilar fue la figura de Monarcas Morelia, hizo dos atajadas brutales en el tiempo regular y paró en seco los disparos rojinegros en la serie mortal.

Al minuto 6 de juego entre Giovanni León y Amaury Ponce entregaron la bola a Jefferson Montero, quien fue penetrando el área hasta poner el 1-0.

Cientos de barristas rojinegros aún no arribaban a las tribunas del Morelos, cuando su equipo ya perdía 2-0, gracias aun disparo de Édgar Andrade desde fuera del área, con Miguel Pinto ligeramente adelantado a su zona segura. Atlas ya agonizaba.

Sin embargo, Matías Vuoso recogió en el 38’ un rechace en el área del rival, acomodó el cuerpo y remató de derecha, Carlos Morales se lanzó a un costado metiendo el brazo y concedió la roja y el penal; un minuto después Omar Bravo puso el 2-1.

Cuando el momento anímico y futbolístico estaba con los rojinegros, Bravo perdió la cabeza. El delantero mochiteco se ganó merecidamente su segundo cartón amarillo –el primero por reclamar- en la parte final del primer lapso en una dura falta sobre Enrique Pérez-. Los equipos finalistas ya jugaban con diez hombres un partido abierto, entretenido y con promesa de más anotaciones, con final cardiaco incluido. Así fue.

En los seis minutos siguientes el reinicio del partido, tras el descanso, Atlas igualó el marcador en el Estadio Morelos; Edson Rivera dejó solo a Vuoso con un toque sutil, y elevado, con su educada pierna zurda, el Toro, en medio de Joel Huiqui y Pérez, metió velocidad y frente a Vilar mandó la pelota pegada a la base del poste derecho, con un derechazo cruzado.

El marco estaba para los Zorros visitantes, hambrientos de un título (antes de la disputa del descenso, el próximo torneo, guerra en la que están metidos), para que lograran la gesta histórica, pero otro error, nuevamente de Pinto, sepultaba las esperanzas.

Montero taladró por el corredor derecho a velocidad, cerca de la línea de meta mandó un servicio templado que dejó al arquero pasmado bajo los tres palos, situación que aprovechó Mancilla para colocar el tercero de la noche de cabeza.

Cuando parecía que la historia tomaba rumbo definitivo, los Zorros mostraron al mundo tener amor propio y un gran corazón. Chávez abrió la pelota hacia la derecha, Erpen ingresó al área y recortó hacia al centro, cuando la pelota se le alargaba llegó Lucas Ayala que, con el impulso de todos los rojinegros, anotó el gol de su vida con un potente derechazo que se anidó en el ángulo superior de Vilar. El golazo del naturalizado mexicano hizo explotar a los cerca de cinco mil atlistas en el Morelos.

La historia se tuvo que definir desde los penales y fue justo ahí donde Federico Vilar se erigió como la gran figura, al atajar tres disparos y anotar uno.

Monarcas Morelia se quedó con la Copa MX al vencer a los Zorros 3-1 con goles de Héctor Mancilla, Vilar y Armando Zamorano; el único tanto atlista fue obra de Flavio Santos. Vuoso, Cufré y Ayala erraron por los tapatíos. la