Marco Torsiglieri, el nuevo káiser

Para lograr equilibrio en defensa y conseguir la permanencia, Morelia confía en la experiencia del argentino

Marco Torsiglieri, en un compromiso de Liga
Marco Torsiglieri, en un compromiso de Liga (Mexsport)

Morelia

Para mantenerse en el máximo circuito nacional, Monarcas Morelia necesitaba los servicios de un central con carácter y de experiencia probada, un hombre que aportara tranquilidad a una zona del campo continuamente atacada. Por ello, la directiva se ­fijó en Marco Torsiglieri, un central férreo, con gran físico y que brinda salida desde su área.

Con recorrido por el futbol de su país, de donde llega cedido, procedente de Boca Juniors (contrato por seis meses), con paso por Portugal, Ucrania y España, el zaguero de 27 años actúa de líbero en la línea de cinco defensores que emplea Enrique Meza, y pese a que apenas suma cinco compromisos de Liga disputados, se ha convertido poco a poco en el líder de sus compañeros.

"Creo que, como a todos, me gusta gritar y ubicar si es necesario; el entrenador me ha hablado de lo que desea en el campo y eso trato de aportar, mi experiencia.

Ahora me ha tocado la fortuna de jugar y eso ha sido fundamental para mi confi­anza, porque en la adaptación todavía me falta para estar al parejo de todos", comentó el nuevo '4' purépecha.

UNA PROMESA religiosa, llevó a Marco Torsiglieri a tatuarse el brazo derecho en 2011; pese a esto, rechaza ser una persona de cábalas.

Sobre las coincidencias que Torsiglieri ha encontrado en la Liga MX y su pasado, el argentino asocia el futbol nacional con la liga ibérica, donde le tocó prestar sus servicios al humilde Almería, consiguiendo la permanencia durante la temporada 2013-14, situación que le llena de ánimos para pensar que es posible lograr algo similar vestido con la indumentaria de Monarcas.

"En México se juega muy parecido a España, por la velocidad, por la dinámica dentro del terreno de juego; hoy también me encuentro con algo que no desconozco: el descenso es algo que viví en Talleres de Córdoba y también con el Almería, y en este último caso, estábamos peor que lo que me he encontrado en Morelia. Aquí falta muchísimo para que todo se de­ na y lo que tenemos que hacer es mantener el nivel de competencia".

Con 1.90 de estatura, Torsiglieri es una ­ gura atípica en la plantilla del cuadro moreliano; el central busca ser referente de la institución en un corto plazo y con­ esa que se acerca con los más jóvenes, para aconsejarlos y servir de ejemplo; de igual forma, alaba la trayectoria del Ojitos Meza, su vigente entrenador y el principal interesado en que el pampero llegara a México.

"El técnico es un tipo de conceptos muy claros, que le gusta que el balón se juegue a nivel del césped, que disfruta del buen juego y es lo que trata de contagiarnos. A mí me toca demostrar que estoy aquí por mi compromiso; soy un tipo al que le gusta ser humilde, aconsejar a los jóvenes y, gracias a Dios, he podido hacerlo en este poco tiempo".

Este sábado, Morelia espera retornar a la senda del triunfo enfrentando a los Jaguares de Chiapas, en la calurosa selva de Tuxtla Gutiérrez.

Los dirigidos por Enrique Meza suman dos derrotas al hilo, luego de un inicio prometedor, en el que registraron tres victorias en ­ la. El duelo será clave para culminar con la presión externa, o aumentar las alertas en torno al desempeño colectivo.

ESPERA TENER CONTINUIDAD

Aunque ha comenzado el Torneo Apertura 2015 como titular bajo los tres postes de Monarcas Morelia, Cirilo Saucedo prefiere omitir excesos de confianza y por ello trabaja con la intensidad de un novato; el cancerbero de 33 años, quien llegó al club apenas este semestre, es consciente de que la competencia por un lugar está a la orden del día.

"Detrás de mí hay varios jóvenes con ganas y condiciones para hacerlo bien cuando les toque entrar, uno no tiene garantizado nada, y lo mejor es seguir jugando a tope.