Analiza sanción FMF para barra ‘Locura 81’

Después de que Morelia cayera como local ante Pumas, la noche del viernes, aficionados de Monarcas invadieron la cancha; la FMF anunciaría castigo al club este lunes



Morelia, Michoacán

La derrota contra Pumas, por 2-3 en el marcador, no solo levantó la molestia de los jugadores y el cuerpo técnico de Morelia, también la de sus aficionados. Y es que después del silbatazo final de Erick Yair Miranda, aficionados ubicados en el sector donde se coloca la porra Locura 81, violentamente accedieron a la cancha en forma de protesta y fueron replegados por las autoridades policiales.

Aunque no se especificó el número de civiles detenidos, luego de que los uniformados tuvieron que contenerlos y evitar desmanes en el terreno de juego, fue la Policía Municipal de Morelia, quien resguardó el orden, para que el descalabro de los dirigidos por el Profe Cruz no terminara en una catástrofe aún mayor que otra derrota en el Apertura 2014. 

Los rijosos se resistieron al sometimiento de los uniformados, e incluso en el estacionamiento del recinto moreliano hubo golpes entre autoridades e infractores; los últimos reportes de policiacos indicaron que fueron poco más de 50 los aficionados que trataron de tomar la cancha del estadio. Antes de ingresar al campo, los radicales fanáticos mostraron una pancarta en contra de TV Azteca, con la leyenda de “Con mi equipo no se juega”.

Una vez que las autoridades realizaron su trabajo, el comisario de la Federación Mexicana de Futbol, Eugenio Niembro, presente en el encuentro, fue tajante sobre la postura del organismo al que pertenece la Liga MX y dijo que a la brevedad podrían darse a conocer sanciones: "el lunes, el departamento de prensa de la FMF dará detalles, pero es probable que exista un castigo por la invasión, desde luego".

Antecedente Azul

El 30 de noviembre del 2013, luego de que un empate decretara la eliminación de Cruz Azul en los cuartos de final de la Liguilla del Torneo Apertura de ese año, afición de La Máquina invadió el terreno de juego, en desacuerdo con las formas en las que su equipo marchaba; el 12 de diciembre, la Comisión Disciplinaria de la FMF determinó que el Estadio Azul sería vetado con un partido sin su afición y una multa de 189 mil 360 pesos, equivalente a tres mil días de salario mínimo.