Yoga, una alternativa en el tratamiento del sida

Celebrado la semana la pasada, el Día Mundial del Sida se centró en el "derecho a la salud" y como cada año se dieron a conocer las cifras más recientes alrededor del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida que hoy alcanza los 36.7 millones de personas infectadas

La yoga es una alternativa en el tratamiento del sida
La yoga es una alternativa en el tratamiento del sida (Especial )

Ciudad de México

Aunque todavía la medicina alópata no ha conseguido dar con la cura definitiva para esta epidemia mundial, en realidad a esta enfermedad se le conoce desde hace dos mil años, de acuerdo con la medicina Ayurveda.

Llamada la reina de las enfermedades o Rajayakshma, fue definida en el Ashtanga Hridayam, uno de los textos fundamentales de la medicina tradicional hindú. Como explica mahayoganet.wordpress.com, para mejorar la fuerza corporal e inducir el apetito se recomedaban ciertos remedios:

“Una preparación de mercurio se le proporciona a los pacientes para incrementar su fuerza interna. Si los síntomas comienzan a disminuir y el paciente a recuperarse, técnicas shodhana (de limpieza) son recomendadas para drenar las toxinas del sistema. Esto se hace a través de purgas, vómitos y enemas. Una vez que se ven los signos de mejoría, se le dan al paciente medicamentos que purifican la sangre. Se recomienda una dieta especial no-vegetariana para aumentar la fuerza. El baño en agua fría y la aplicación de pasta de sándalo también son recomendadas”.

Pero además de los remedios ayurvé- dicos, resulta que el yoga, como siempre, puede ser un importante auxiliar en el tratamiento de la enfermedad. Hay que recordar que, según datos de la ONU, alrededor de 76.1 millones de personas contrajeron la infección por el VIH desde el comienzo de la epidemia y casi 35 millones han muerto a causa de enfermedades relacionadas con el sida.

TE RECOMENDAMOS: Yoga, una alternativa en el tratamiento del sida.

No obstante que esta condición no es curable aún, es posible desde la mirada de la sabiduría ayurveda elevar el nivel inmunológico y así lograr que las personas con VIH lleven una vida sana cuidando su alimentación y condición física. Pero más que eso, la relación entre la psique y el cuerpo es armonizado con el yoga.

La terapia de yoga es un tratamiento holístico que no solo se ocupa de la parte de física, sino de la mental-emocional y espiritual, donde se dice, podría estar el origen de muchas enfermedades.

TERAPIA DE YOGA

Cuando una persona se da cuenta que tiene VIH, dice la yogini Covi Gonzá- lez en su artículo “Yoga: Una terapia alternativa para el sida”, normalmente experimenta miedo, desesperanza y depresión, es decir estrés y “la terapia de yoga puede ser fantástica para ayudar a manejarlo. Así que como resultado de una práctica regular se ayuda no solo a lidiar con el estrés, sino a tener más fuerza interna sobre uno mismo a través de la meditación”.

Hablando de las asanas, tonifican músculos y órganos internos, revitalizan el sistema inmunológico, crean una conciencia general del cuerpo y sus funciones, y ayudan a tranquilizar la mente. También energetizan y estimulan las principales glándulas endocrinas del cuerpo lo que hace que, en conjunto, prevengan y curen muchas enfermedades.

Por otro lado, como explica Néstor Tordente, quien practica yoga acepta con mayor distanciamiento los altibajos de la vida, aun sin perder el interés y la alegría de vivir:

“La proximidad de la muerte resulta a veces angustiante, más en el caso de los portadores de VIH que más allá de hacer una vida casi normal gracias a las medicaciones actuales, suponen o fantasean de que el fin no está lejos. Pero muchos de los practicantes de yoga, con conciencia sutil, saben que están de paso por este mundo, y que su cuerpo, que es mortal, es solo un envase el cual será descartado”.