Mente y cuerpo sanos: Alpinismo, una escalera al cielo

La montaña tiene el poder de evocar lo sagrado y, por tanto, de despertarlo al interior del que se atreve a conquistarla

Alpinismo: una escalera al cielo
Alpinismo: una escalera al cielo (Especial )

Ciudad de México

Para Carmen —Mela— Rivero Dosamantes, en el que sería su cumpleaños 80

Desde tiempo inmemorial, la montaña ha sido para el ser humano símbolo de aspiración espiritual, de ascensión de la conciencia, del muchas veces arduo y accidentado camino al encuentro con lo divino...

*Descarga aquí la versión impresa*

Se puede decir que todas grandes montañas alrededor del mundo son consideradas "sagradas". Tal es el caso del Sagarmatha, que significa La frente del cielo, o como lo llaman los tibetanos Chomolungma (La Madre del Universo) y que no es otro que el famoso Everest. O en América, el gran Janq'uqhawa, que en idioma aymara significa Caparazón Blanco, más conocido como Aconcagua.

Para los hindúes, el monte Kailash es la morada del dios Shiva. Los kikuyu de Kenia, país que recibe su nombre nada menos que de su montaña más alta, veneran la cumbre del volcán Montaña Luminosa como lugar de descanso en este mundo de Ngai, o Dios... Y es justamente este entorno místico donde tiene lugar la práctica del alpinismo.

Hablando de la red de energía que corre por el planeta, las altas montañas son nodos energéticos que poseen un campo de fuerza que resuena a una elevada frecuencia, debido a la mezcla de fuentes geológicas que las conforman; esto se traduce en un sentido amplificado de equilibrio, bienestar y tranquilidad por un simple efecto de resonancia y sintonía.

En el interior del templo, al igual que en el interior de la montaña, se halla el fuego que engendra la creación y la destruye; de ahí su restringido acceso sólo a los iniciados en los secretos de sus misterios y el templo no es otro que el interior de uno mismo.

Considerada una actividad de alto riesgo, hablando de altitudes mayores a 5 mil metros, la ascensión de montañas se remonta a los albores de la historia.

Sin embargo, ya como práctica formal, en 1786 el aristócrata francés Horace Benédict de Saussure, fue el primero en conquistar la cumbre del Mont Blanc, perteneciente a la cordillera de los Alpes, de ahí el origen de su nombre.

LA REGLA DE LAS TRES "S"

Lo cierto es que la escalada de montañas tiene un efecto benéfico sobre quien lo practica no solo a nivel físico sino a nivel mental.

Contaba Rafael Termes, economista, académico y alpinista español, que un amigo italiano suyo le había compartido la regla de las tres S:

"La montaña hace al hombre silente (silencioso), sofferente (sufriente) y sobrio, ya que facilita la reflexión, pide silencio y forja una personalidad sobria, sin caprichos".

Lourdes Botello, senderista y coautora del libro Mamá te quiero Zen, relata los beneficios del alpinismo en palabras de un vendedor de gemas de Lhasa, la capital de Tíbet:

"La montaña permite que realices una meditación prolongada, que provoca un crecimiento espiritual en varias fases: te despojas del ego, la altura y la dificultad no permiten mantener la energía que sostiene la personalidad que proyectas en condiciones normales; te permite descubrir tu verdadero carácter, tanto la fortaleza como la debilidad; en la montaña no puedes acelerar los procesos. El terreno con sus grietas, paredes y pendientes no permite que vayas más rápido de lo que permite tu propia seguridad, es decir, que te obliga a estar en el momento presente. Tu cuerpo, tu mente y tu respiración se alinean y la conciencia se disuelve en el movimiento.

"Te enseña que tú no tienes el control. Aun el día más despejado puede convertirse en una tormenta mortal a cierta altura. Pueden suceder avalanchas, puede llover o soplar un fuerte viento. Y habrá que ajustar la ruta a lo que la montaña dicte, no a nuestro deseo por la cumbre; te hace humilde.

La cumbre es un momento de orgullo y satisfacción, pero es efímera. En la montaña sabemos que siempre hay alguien más avanzado que nosotros, alguien con mayor capacidad física o mejor conocimiento.

"Entiendes el verdadero significado del éxito. La cumbre por sí misma no significa nada, el verdadero éxito es alcanzarla y regresar entero para seguir buscando otros caminos, otros amigos, otros aprendizajes".

LA CUMBRE ESPIRITUAL

"La alta montaña tiene las cualidades del Nirvana.

Como la alta montaña es inmóvil, también así es el Nirvana.

Como la cima de la montaña es extraordinariamente elevada, también así es el Nirvana.

Como la cima de la montaña es difícil ascender, así la ascensión del Nirvana es difícil, a causa de las varias corrupciones a superar.

Como sobre la alta montaña ninguna semilla crece, así en el Nirvana no se desarrolla ninguna corrupción.

Como en la alta montaña queda excluido todo miedo y aversión, también así en el Nirvana queda excluido todo miedo y aversión". (Milindapanha)


UN RINCÓN CERCA DEL CIELO

En la frontera de Puebla y Veracruz se encuentra el Pico de Orizaba, el punto más alto de la República Mexicana con una altura de 5 mil 610 metros sobre el nivel del mar. Los antiguos pobladores llamaban a este antiguo volcán Citlaltépetl, que significa "Cerro de la Estrella". Es en uno de los lugares preferidos por los alpinistas de mediana y alta dificultad. Cuenta con dos albergues disponibles en distintos puntos y alturas para los visitantes.

Popocatépetl. Con una altura que alcanza los 5 mil 452 msnm, el volcán Popocatépetl resulta la segunda montaña de mayor altura en México.

Ubicado en la división de los estados de México, Puebla y Morelos, a través de la población de Amecameca, este volcán, aún activo, ha presentado múltiples manifestaciones desde su primera erupción en el año 1347, hecho que le adjudicó su nombre actual que significa "Cerro que humea".

Iztaccíhuatl. El tercer pico más alto de México es el Iztaccíhuatl, nombre que significa "Mujer blanca", aunque se le conoce más como "Mujer dormida", por su particular silueta semejante a una fi gura femenina acostada. A esta elevación de altitud entre los 5 mil 280 y los 4 mil 741 metros se le consideraba una montaña sagrada junto con el Popocatépetl.

ASOCIACIONES DE ALPINISTAS

Club Alpino Mexicano

  • Teléfonos: 5574.9683/5564.4357
  • Correo electrónico: aguayo@clubalpinomexicano.com.mx

Asociación de Montañismo UNAM

  • Teléfono: 5622.0605

Club Citlaltépetl de México

  • Teléfonos: 5264.3258/5584.1497
  • Correo electrónico: clubcitlaltepetl@clubcitlaltepetl.com