La Villa Olímpica de la que todo el mundo se queja

A 10 días de la inauguración de Río 2016, delegaciones de varios países han denunciado las fallas en los departamentos que les han sido asignados.

Las habitaciones de la delegación de Bielorrusia
Las habitaciones de la delegación de Bielorrusia (COI Bielorrusia)

Río de Janeiro, Brasil

Algunas delegaciones no quieren hospedarse en sus habitaciones de la Villa Olímpica de los Juegos en Río 2016 hasta que no se resuelvan los graves problemas de plomería, electricidad, limpieza y seguridad, cuado faltan menos de dos semanas para la inauguración de la justa veraniega.

En entrevista para The Guardian, el director de Comunicaciones del Comité Río 2016, Mario Andrada, reveló que sólo 12 de los 31 edificios que se han revisado tienen el 'OK'.

"Esto se debió probar hace bastante tiempo; el problema ya está y nuestra tarea es encontrar una solución lo más rápido posible para asegurar que todo sea seguro", dijo.

Australia anunció el domingo que sus atletas no permanecerían en la Villa ante las malas condiciones de los apartamentos; sin embargo, la jefa de la delegación, Kitty Chiller, señaló que "según nuestro plan, vamos a poder entrar todos el miércoles (27 de julio)". La comitiva, de poco más de 700 atletas, ocupa 15 pisos en el edificio 23. Las comisiones de Gran Bretaña, Italia y Nueva Zelanda también criticaron las instalaciones.

La delegación olímpica de Bielorrusia criticó con severidad la sede base para los competidores, al calificarlo como un sitio "insalubre".

La queja de esa delegación fue porque no tiene agua caliente, sólo a veces cuenta con agua fría, y por fallas en el sistema de drenaje de aguas residuales; incluso publicó fotos en su portal de las ventanas sucias y una ducha inmunda, donde refirió que "todavía falta que el comité organizador de Río haga mucho para (que la Villa) cumpla con las condiciones sanitarias para ser habitable".

Argentina se unió a las quejas, pues señaló que dos pisos del edificio que le fue asignado están inhabitables. "Nosotros tenemos cinco pisos, de los cuales pensamos que dos no van a ser habitables", dijo Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico albiceleste. "El resto, con algunos arreglos, se van a poder habitar".

La Villa cuenta con un restaurante 24 horas y tiene capacidad para servir 60 mil comidas, asistencia para una capacidad de 18 mil personas, entre ellos cerca de 10 mil atletas, durante la competencia (5 al 21 de agosto).

El recinto, con un costo estimado de 18 mil millones de dólares, está ubicado a 1.5 kilómetros del Parque Olímpico en Barra da Tijuca, epicentro de los Juegos.

En días previos, los promotores de la Villa consideraron que las instalaciones están a la altura de un hotel 5 estrellas; incluso, después de la magna justa, los departamentos se ofertarán como de lujo y tendrían un costo aproximado de 700 mil dólares. Los primeros residentes se mudarían seis meses después de que terminen los juegos.