"Me da vergüenza escuchar a algunos ex campeones mundiales": Vettel

El campeón mundial Sebastian Vettel buscará coronar un año histórico cuando termine el fin de semana la temporada de la Fórmula Uno.

Vettel
Vettel (Reuters )

SAO PAULO, Brasil

El piloto alemán de Red Bull puede igualar en el Gran Premio de Brasil el récord de Michael Schumacher de 13 victorias en un año, y empatar la marca de nueve triunfos al hilo que Alberto Ascari consiguió entre dos campañas, 1952-53.

La última carrera del año también será el adió de Mark Webber de la Fórmula Uno, además de la última prueba antes de una serie de cambios de pilotos en Ferrari, McLaren, Lotus y Williams.

El GP de Brasil también será la última carrera antes que se implementen cambios importantes en los motores para el próximo año, lo que podría significar el fin del monopolio de Vettel y Red Bull.

"Ha sido una temporada bastante buena, así que en cierto sentido uno quisiera que continuara", comentó Vettel el jueves. "Pero también estamos anticipando el reto del próximo año".

Vettel fue casi imbatible este año. El fin de semana logró su octavo triunfo al hilo, en el Gran Premio de Estados Unidos, para superar la marca de siete victorias consecutivas en un mismo año que Schumacher fijó en 2004. Cuando aseguró el título en el GP de India, el alemán de 26 años se convirtió en el piloto más joven con cuatro campeonatos mundiales.

"Creo que tienes una forma distinta de ver los récords cuando eres un deportista", comentó Vettel. "Hubo muchos récords que jamás se pensó que se romperían y que fueron superados en el pasado, y por lo tanto pasará lo mismo en el futuro. No sé cuánto tiempo existirá la Fórmula Uno, probablemente para siempre, así que hay muchas posibilidades de que algún día se rompa tu récord o el de otra persona".

Una victoria en Brasil volvería a colocar al nombre de Vettel junto con los de Ascari y Schumacher, y daría más argumentos a los que creen que ya debe ser considerado como uno de los mejores pilotos en la historia de la F1.

El germano dijo que le da "vergüenza" escuchar a algunos ex campeones mundiales hablar así de él.

"A fin de cuentas, similar a ellos en sus épocas. Me gusta lo que hago, y obviamente no vengo aquí a terminar segundo", señaló Vettel. "Así que si tengo una oportunidad de ganar, la voy a aprovechar".

A pesar de su dominio este año, ganar en Brasil no será fácil. Vettel no gana la última carrera de la temporada en Interlagos desde 2010, y aunque aseguró la corona de 2012 aquí, sólo terminó sexto.

Vettel llegó segundo en 2011, detrás de su compañero Webber, pero entonces llegó a la carrera con el título en el bolsillo.

"Esta carrera siempre es loca", indicó.

Webber también ganó el GP de Brasil en 2009, y el australiano desea una victoria para bajar el telón a su carrera en la F1 de la mejor manera posible. En 2014 manejará por Porsche en el campeonato mundial de resistencia.

"Llega el momento cuando tienes que pasar la página", indicó.