Para verdaderos espartanos

Una nueva Spartan Race se realizará los días 1 y 2 de marzo en Jilotzingo, Estado de México; el recorrido, lleno de obstáculos, será de cinco millas

Carrera de Espartanos
Carrera de Espartanos (Cortesía )

CIUDAD DE MÉXICO

Una nueva edición de la Spartan Race llegará a México los próximos 1 y 2 de marzo. Será un reto para atletas profesionales y no profesionales
superar una carrera de cinco millas (ocho kilómetros) que incluye obstáculos para los corredores que asistan a Santa Ana, Jilotzingo, ese fin de semana.

Lo que se ha convertido en un fenómeno mundial, sobre todo en Estados Unidos, ya tuvo cinco carreras el año anterior en México, entre las que estuvo una en el estadio Azteca, la meta es continuar desarrollando el interés del público durante este 2014, según explicó Pablo Rojo, director de Spartan Race Latinoamérica.

“Las carreras Spartan Race han crecido mucho en México”, agregó. “El año pasado hubo cinco en las que tuvimos 35 mil corredores y este año estamos pensando en ocho y esperamos tener alrededor de 50 mil corredores”.

La cita inicial del año será el primer n de semana de marzo en Jilotzingo, Estado de México, lugar donde se llevó a cabo la primera competencia de este tipo en el país, aunque para el recorrido de esta ocasión se anunciaron novedades.

“Queremos que los 6 mil espartanos regresen a Santa Ana, Jilotzingo, donde empezó Spartan Race en México, es una pista nueva, no es ni siquiera parecida a lo que fue el año pasado, van a tener una experiencia total y absolutamente diferente, y la expectativa que tenemos es que
queremos que todo México sea espartano”, señaló Rojo.

La experiencia no se limita solo al corredor, sino que también su familia puede asistir a apoyarlo y los niños también pueden competir en un recorrido adaptado a sus necesidades.

“Esperamos 6 mil corredores, ya vamos casi a 80 por ciento vendida y queremos que vengan familias completas, nuestra carrera de niños se está vendiendo muy bien también, es igual que la de grandes, nada más un poquito más chica, pero es la misma experiencia, tenemos participantes de entre cuatro y 12 años”.

Uno de los retos de Spartan Race es que no hay tiempo, por lo que el principal rival de corredores amateurs, atletas profesionales y deportistas de cualquier edad serán ellos mismos, probar su resistencia a los ocho kilómetros y a los obstáculos, para, al margen de medallas, demostrar que pueden ir más allá de sus límites.

“Tenemos un heat que sí es competitivo que la gente corre por un premio, y los demás corren por querer correr y se prueban a sí mismos. Al nal de la carrera todos podrán decir que son mucho más fuertes de lo que creen, tanto física como mentalmente”.

La carrera de Jilotzingo será en modo sprint, lo que signica recorrer cinco millas (8 kilómetros) y es la distancia más corta de la Trifecta, que incluye la versión super, de ocho millas (12.8 kilómetros), y beast de 12 millas (19.3 kilómetros). Los obstáculos ya aguardan por los 6 mil corredores.