Murió la gimnasta que enamoró a México en los Juegos del 68

La gimnasta checa Vera Caslavska, que conquistó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de México, falleció a los 74 años de edad

Vera Caslavska presume su medalla dorada en los Juegos del 64; cuatro años después ganaría otras cuatro preseas doradas en México
Vera Caslavska presume su medalla dorada en los Juegos del 64; cuatro años después ganaría otras cuatro preseas doradas en México (AFP )

Praga, República Checa

Vera Caslavska, leyenda de la gimnasia checa y siete veces campeona olímpica entre 1964 y 1968, falleció el martes por la noche a los 74 años de edad, tras una larga enfermedad, anunció la agencia CTK citando a próximos a la fallecida.

Nacida el 3 de mayo de 1942 en Praga, Vera Caslavska ganó tres medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 1964 en Tokio, y otras cuatro preseas doradas en México-1968.

También ganó cuatro medallas de oro en los campeonatos del mundo, y otras once medallas en los campeonatos de Europa.

Icono de la década de los 60, Vera Caslavska vivió sus años de gloria en pleno apogeo del régimen comunista.

La rubia rebelde de sonrisa encantadora fue elegida en 1968 mejor deportista del mundo, y una de las mujeres más populares del momento junto a Jacqueline Kennedy.

En ese mismo año, 1968, se manifestó contra la ocupación de Checoslovaquia por las tropas soviéticas, por las que fue rechazada por el régimen pro-moscovita hasta 1989.

Sufrió interrogatorios por la policía comunista, y se vio obligada a trabajar durante un tiempo en la limpieza doméstica para poder alimentar a sus hijos.

Su declive comenzó a raíz de la muerte en 1993 de su esposo Josef Odlozil, medallista de plata en 1.500 metros en Tokio, por una pelea con su hijo Martin.

Caslavska se recluyó en una casa apartada, con fuertes depresiones, y apenas fue vista durante varios años.

Tras su retiro voluntario, volvió de nuevo a participar en la vida pública del país.