Dos orejas para Castella

En la lidia ordinaria el francés Sebastián Castella vestido de solferino y oro sorteo un primero muy noble en el que estuvo correcto sin embargo el toro exigía más firmeza y decisión

El francés Sebastián Castella recibió dos orejas
El francés Sebastián Castella recibió dos orejas (Daniela Magdaleno )

Ciudad de México

Monumental Plaza de toros México. 2ª Corrida de temporada Un tercio de plaza. Muy buen ganado queretano por Don Eduardo Martínez Urquidi.

Juego del ganado 1° bueno de El Vergel. El resto fueron 7 más de Los Encinos, todos dignamente presentados y todos se dejaron torear. En la lidia ordinaria 1° de bueno y noble. 2° Noble e incierto. 3° Noble que se quedaba corto 4° Noble y repetidor que mereció el arrastre lento 5° Noble y débil 6° También débil. 7° Otro noble.

Abrió plaza a caballo Jorge Hernández Gárate con el toro del Vergel y quien tuvo una tarde de contrastes. Algunos detalles con banderillas y muy mal con los aceros. Se despidió entre un distraído público.

En la lidia ordinaria el francés Sebastián Castella vestido de solferino y oro sorteo un primero muy noble en el que estuvo correcto sin embargo el toro exigía más firmeza y decisión. Mató de entera desprendida y tuvo que conformarse con saludar solamente en el tercio. Con su segundo. Otro noble que lo metió al canasto. Castella pudo recrearse y relajarse como le gusta hacerlo a cualquiera. Llegó a dar un pase de vuelta entera que puso de pie a la plaza, unos cambios de mano formidables y una tanda sin mover los pies de escándalo. Mató de entera y recibió dos orejas. Algunos las protestaron. Otro desacierto del Juez quien se levantó impulsivamente con dos pañuelos sin pensar en la gente

El Queretano Octavio García "El Payo" vestido de lila y pasamanería en negro, sorteó el peor lote. Poco lució delante de su primero. Se mostró decoroso sacándole a tirones todo lo que tenía su morito en turno. Estuvo fatal con el estoque y también escuchó un aviso. Con su segundo más de lo mismo. Un toro que no lo dejó estar a gusto por más voluntad que Octavio le puso. Volvió a verse desastroso con la espada. Se retiró entre división.

El peruano Andrés Roca Rey vestido de teja y oro estuvo frente a un toro que se dejó meter mano pero sin emotividad. En el mismo tenor estuvo Andrés. El despistado e inepto Juez le concedió una oreja inexplicable que tuvo que tirar después de recibirla. ¡Vaya petardo que pegó el representante de Miguel Ángel Mancera en esta plaza! Con su segundo no tuvo opción alguna para el triunfo. Un débil que terminó dando al traste al buen ganado lidiado. Padeció una penosa y larga muerte. Decidió regalar uno para el beneplácito popular y continuó con una serie de irregular toreo. Le vimos sólo una tanda hilvanada y lo demás fue pegar derechazos y no estructurar una faena. Veremos dónde acaba con un toreo que no progresa.

Castella reafirma, Payo sin ganado a modo y Roca Rey sin definición.