El misterioso temple de Juan Pablo

Entre la técnica y la emoción, Juan Pablo Sánchez cortó una oreja gracias a su mágico genio. Perera se quedó cerca con una entrega total.

Juan Pablo Sánchez cortó una oreja gracias a su mágico genio
Juan Pablo Sánchez cortó una oreja gracias a su mágico genio (Especial )

Ciudad de México

6a de Temporada. Monumental Plaza de toros México. Fría tarde que tuvo algunas ráfagas de viento ante un cartel que registró escasa entrada.

Toros de Julián Hamdan bien presentados que lo que acostumbra. Criados por su propietario en Tequisquiapan, Estado de Querétaro. 1° noble que fue de largo 2° inválido que terminó entregándose 3° se fue inédito 4° visiblemente lastimado devuelto 4° bis de menos trapío, arreaba y no embestía 5° complicado 6° descastado.

Abrió plaza el extremeño Miguel Ángel Perera vestido de olivo y oro, quien demostró fijeza y valor ante la cara de su enemigo que apenas fue picado; Miguel Ángel llegó a pegar ceñidos y largos muletazos por la izquierda que calaron a los tendidos. Mató de media entera un tanto trasera. Hubo petición de oreja la cual no fue concedida pero sí premiada por el respetable con una merecida vuelta al ruedo. Saludó en el tercio el banderillero Curro Javier en este toro. El cuarto fue devuelto por débil. El cuarto bis, apenas picado, salía con la cara arriba desde el primer muletazo. Perera le echó todos los kilos y la gente no terminó por apreciar su voluntad. Pinchó su labor y hasta escuchó un aviso. Se retiró en silencio.

Vestido de marino y oro mostró sitio y el gran temple que ha desarrollado el novel hidrocálido Juan Pablo Sánchez, quien se dio gusto toreando con cadencia por ambos lados llegando a los aficionados por su técnica, estética y sentimiento con el uso de la muleta. Mató de entera desprendida y cortó una oreja que paseó entre el jolgorio popular. Ante el quinto padeció la pésima y ya acostumbrada deplorable actuación de las cuadrillas. Con su sabía muleta supo dominar las embestidas de su cárdeno en turno alargando sus embestidas hasta que el toro se le empezó a poner por delante haciendo más difícil su labor. Mató de efectivo bajonazo trasero y caído retirándose a las tablas entre división.

El otro hidrocálido, nieto de El Maestro Fermín, no mostró seguridad de pies al recibir a su primero en turno. Con la muleta toreó a prudente distancia abriendo al toro en demasía. No tuvo comunicación con la gente que le exigió lo que espera de un "Armilla". Mató de pinchazo sin soltar y entera trasera. Se despidió entre división. Con el que cerró plaza volvió a verse también inseguro de pies y sin brújula. Su paso esta tarde fue más gris que las otras presentaciones.

Juan Pablo Sánchez vuelve a golpear en la mesa. Perera merece más oportunidades ya que demuestra seguridad y poder. Y a Armillita IV le pesó el mucho el cartel. Su administración debe de pensar bien repetirlo en este tipo de carteles o bien dejarlo como coestelar en la Feria de su natal Aguascalientes.