Tiger Woods pospone su plan de regresar al PGA Tour

El golfista estadunidense suspendió sus planes de regresar a los greens en el Abierto de Safeway, ya que "no estoy listo para jugar"

Tiger Woods, golfista estadunidense
Tiger Woods, golfista estadunidense (Reuters)

Los Ángeles

El estadunidense Tiger Woods suspendió sus planes de regresar al PGA Tour tras 14 meses de ausencia, quien dijo en un comunicado que no jugará el torneo en California este fin de semana, a pesar de que la PGA había anunciado su regreso al circuito.

El 14 veces ganador de torneos de Grand Slam no juega desde que fuera sometido a una cirugía en la espalda en 2015.

El muy esperado regreso del 'Tigre' se suspende ya que el propio jugador dijo que su su nivel de juego "sigue siendo frágil".

Se tomará por lo menos dos meses más para hablar de un regreso en los greens.

Woods, cuya última aparición en el PGA Tour fue en agosto de 2015, ha renunciado al Abierto de Safeway, primera prueba de la temporada 2016-17 programado en Napa, cerca de San Francisco (California).

Sin embargo, él confirmó el viernes a los organizadores que sí iba, pero su último curso de formación le llevó a reconsiderar y revisar su calendario.

También renunció a la participación en el Abierto de Turquía, que representa el Tour Europeo, del 3 al 6 de noviembre en Antalya.

"Después de una larga reflexión y ser honesto, sé que no estoy listo para jugar en el PGA Tour o para disputar el Abierto de Turquía", dijo el jugador con 79 títulos en el circuito, incluyendo 14 Grand Slam.

"Mi salud es buena y me siento bien, pero mi juego es frágil y no donde debe estar", añadió.

"He entrenado estos días en California, pero después de muchas horas de entrenamiento, me di cuenta de que yo no estaba listo para jugar contra los mejores golfistas del mundo" reconoció Woods, que fue operado tres veces de la espalda entre abril de 2014 y octubre de 2015.

El ex número uno dijo ahora que planea volver a la competición en el Hero World Challenge del circuito de la PGA Tour, organizado en beneficio de su fundación del 2 al 4 de diciembre a las Bahamas.

El estadunidense, que pasó 683 semanas en el primer lugar del escalafón mundial y ahora es el número 786, admitió que su experiencia de vicecapitán de la Ryder Cup de 2016 (ganada por Estados Unidos), había influido y actuó como un desarrollador de los mejores jugadores actuales.

"Pasé una semana con el equipo de Estados Unidos, fue un honor y una experiencia que me llevó a jugar un juego más", remarcó.

Para decir que su "regreso" era muy esperado, los organizadores del Open Safeway tuvieron que duplicar el tamaño del centro de prensa para 106 periodistas acreditados, frente a sólo 45 el año anterior.

La 'woodsmanía' había pasado el curso sobre la venta de entradas, que fueron vendidas en unas pocas horas.

"Quiero pedir disculpas a los organizadores, espectadores y aquellos que esperan seguirme en la televisión. Esto no es lo que esperaba, pero voy a seguir entrenando para los torneos venideros", agregó.

"Sería bueno que puede tener un período relativamente largo sin perjuicios (cuando regrese) de tomar su última oportunidad para brillar. Se vierte la luz y la atmósfera de los torneos en los que participa, es único", había dicho el norirlandés Rory McIlroy, número tres del escalafón mundial.