TKD: herramienta para formar personas de bien

Con tan solo 25 años, Aldo Xavier Quiroz es entrenador de más de 60 niños y jóvenes en Saltillo. Aseguró estar orgulloso de sus pupilos y están preparados para la Segunda Copa Multimedios.

El TKD no solamente sirve como un deporte, pues quienes lo practican adquieren seguridad en sí mismos.
El TKD no solamente sirve como un deporte, pues quienes lo practican adquieren seguridad en sí mismos. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

El Tae Kwon Do representa para Aldo Xavier Quiroz, todo lo que le gusta y toda su vida, con apenas 25 años de edad, el joven saltillense ya es entrenador de más de 60 niños y jóvenes en esta disciplina.

Y aunque en sus inicios esperaba poder entrenar al menos a 10 niños, ha tenido la fortuna de ver crecer tanto su escuela como a sus alumnos, lo que lo enorgullece pues este deporte lo lleva adherido a su ser.

"El TKD representa mi vida por completo, es algo que está adherido a mi piel prácticamente, a mis pies, es algo inexplicable".

"Me encanta trabajar con mis niños, me encantó mi faceta como competidor que hace tiempo lo deje, es algo indescriptible, lo amo y simplemente es mi pasión", expresó.

Una de las cosas que más disfruta es poder formar personas, seres humanos de bien, con buenos valores que llevarán y practicarán toda la vida, compartir sus conocimientos en este arte marcial que le permitirá formar campeones del mundo, lo cual también es su principal objetivo como entrenador.

"Un niño que practica TKD es un niño que no va a buscar pretextos, que va a buscar soluciones, que a pesar de que se le presente una situación difícil va a saber resolverla".

"El formar algún campeón del mundo, ver a uno o muchos de mis alumnos en Juegos Olímpicos, ojalá así sea, representando a México, formar atletas de alto rendimiento que algún día estén representando a nuestro país, son los dos objetivos principales", aseguró.

Aldo destacó que el Tae Kwon Do no solamente sirve como un deporte que ayuda a ser disciplinados o que evitará que un niño sufra acoso escolar, sino que va mucho más allá, pues quienes lo practican adquieren seguridad en sí mismos y mejora su autoestima.

"Un niño que practica TKD es un niño que no va a buscar pretextos, que va a buscar soluciones, que a pesar de que se le presente una situación difícil va a saber resolverla y no lo hará tirando golpes o patadas sino siendo inteligentes", explicó.

"Creo que muchas de las veces vienen porque les hacen bullying en la escuela y terminan no utilizando el arte marcial, terminan siendo inteligentes, alejándose de los problemas y eso para mí es autoestima, mucha seguridad en ellos y es lo mejor que puede haber en un ser humano, el ser seguro de sí mismo", agregó.

El entrenador se dijo orgulloso de ver como sus alumnos van evolucionando y obteniendo triunfos, pero principalmente el cómo evolucionan en su personalidad, incrementando su autoestima, como adquieren habilidad, inteligencia, pues ello refleja que está haciendo un buen trabajo y que realmente está aportando algo de utilidad a la vida de sus alumnos.

Finalmente aseguró que el TKD es para todos, pues con mucha disciplina y esfuerzo todos tienen la posibilidad de aprender este arte marcial, aseguró que no hay limitantes pues conoce personas con discapacidad auditiva que lo practican y que han destacado obteniendo medallas en competencias nacionales.

JFR