Bárbara Segura, figura del Taekwondo

Desde joven sus logros comenzaron a aflorar de inmediato, consiguió medalla de oro en la Olimpiada Nacional Infantil y Juvenil 1998, además de ser convocada a la selección juvenil.


Bárbara Segura, profesora de Taekwondo en La Laguna.
Bárbara Segura, profesora de Taekwondo en La Laguna. (Miguel González)

Torreón, Coahuila

Bárbara Segura Moore ha sido una de las taekwondoínes más sobresalientes que ha dado La Laguna, ya que además de ser seleccionada nacional, muy cerca estuvo de asistir a Juegos Olímpicos.

Su ingreso al taekwondo se derivó de la influencia familiar, su hermano fue quien la involucró al acompañarlo a las prácticas cuando tenía tan sólo 8 años de edad.

De esa forma fue como Bárbara fue tomando el gusto hacia esta disciplina, la cual se negaba practicar al no haber mujeres con quien entrenar.

Cuando se decidió a entrar a su primer ensayo, se encontró con la facilidad de haberse aprendido los movimientos cuando sólo observaba a su hermano entrenar en la escuela dirigida por Patricia Zermeño, donde se fue desarrollando rápidamente hasta alcanzar el grado de cinta negra.

Se le vieron aptitudes que más tarde fue puliendo el entrenador cubano Sergio Heredia Velazco, con quien comenzó a trabajar a los 12 años hasta los 14, que fue cuando ingresó a la asociación de Chung Do Kwan, donde tuvo como entrenadores a Salvador Carrillo Vázquez y Alina Garza Herrera.

Sus logros comenzaron a aflorar de inmediato, consiguió medalla de oro en la Olimpiada Nacional Infantil y Juvenil 1998, además de ser convocada a la selección juvenil, para tomar parte en el Campeonato Mundial de Canadá.

Segura sobresalió como atleta, siendo alumna de Alina Garza. A los 21 años (octubre 2003) recibió la oportunidad para pelear por un lugar en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Se esperaba mucho de Bárbara, sin embargo, no fue una grata experiencia esa primera concentración en el CDOM y decidió retirarse por espacio de dos años para dedicarse por completo al estudio, ingresando a la Universidad Iberoamericana, sin dejar de entrenar taekwondo, aunque competía a nivel estudiantil, siendo una carta fuerte de la Ibero en competencias como los InterUIA's, en Conadeip, en nacionales y universiada.

Fue un proceso que hizo reflexionar a Bárbara para retomar su camino de alto rendimiento en 2002.

No tardó en ponerse al corriente, se instaló en la división Fly para tener un buen regreso, primero en la Universiada Mundial de Daegu, Corea, donde le ganó el lugar a Soledad López de Monterrey, campeona de la Universiada Nacional Saltillo 2003.

Obtuvo plata en el Abierto de Taekwondo en Holanda 2003, participó en la Universiada Mundial Daegu 2003 en Corea y asistió al Preolímpico Mundial de París 2003 en Francia.

Por sus logros, Bárbara Segura llegó al equipo mayor para trabajar al lado de Víctor Estrada, medallista de bronce de las Olimpiadas de Sydney 2000 e Iridia Salazar, la subcampeona del Mundial de Taekwondo en Alemania 2003.

Segura sobresalió como atleta, siendo alumna de Alina Garza. A los 21 años (octubre 2003) recibió la oportunidad para pelear por un lugar en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Entonces acudió como novata del equipo femenil preolímpico, en la categoría de menos de 49 kilogramos, lugar que compartió con la suplente Rosa Emma Reyna.

Ganó dos medallas: una de plata en el Abierto de Holanda y bronce en el Abierto Mexicano.

Compitió en la Universiada de Daegu, Corea del Sur, y en la primera ronda fue eliminada por la representante de España.

En Corea del Sur hizo campamento de dos semanas con sus compañeros titulares, Iridia Salazar
(59 kilos), Víctor Estrada (menos de 80), Óscar Salazar (58) y los suplentes Paola Félix, José Luis Ramírez y Tadeo Castillo, en 2003.

Tras su retiro como competidora, Segura Moore se dedicó a entrenar, abrió su gimnasio en San Ángel, donde prepara a pequeños, a quienes comparte la experiencia que ella acumuló en todo ese tiempo que recuerda con agrado.

JFR