Paola, Ronda y Serena, las chicas superpoderosas

La racquetbolista mexicana, la peleadora y la tenista estadunidense son dominantes y muy superiores a sus rivales en sus disciplinas

Serena, Ronda y Paola
Serena, Ronda y Paola (Reuters / Carlos Contreras Legaspi / Mexsport)

Ciudad de México

Los nombres de Paola Longoria, Ronda Rousey y Serena Williams quedarán en la memoria de los aficionados al deporte por ser dominantes en sus disciplinas.

En este momento, no hay nadie mejor que ellas en sus deportes. La mexicana es la número 1 del mundo del racquetbol, lo mismo que la tenista estadunidense y, en la UFC, nadie le gana a Ronda.

La imbatible Longoria

La mexicana Paola Longoria es la actual campeona panamericana de racquetbol y el 26 de abril de 2015, en el torneo la "La Batalla del Álamo", en San Antonio, Texas, se coronó y aseguró mantenerse en la 'cima' del mundo por sexta temporada consecutiva.

La última vez que la potosina supo lo que era terminar en segundo lugar fue el 19 de octubre de 2014, ese día fue frenada por frenada por Ronda Rajsich y dejó su marca en 152 triunfos consecutivos, los cuales obtuvo a lo largo de tres años. También terminó con 37 títulos al hilo.

Ronda, la intimidante

Ronda Rousey es la atleta más dominante en la historia de la UFC con marca invicta de 12 victorias como profesional, pero nueve de esas victorias las consiguió en menos de 70 segundos.

Solo Liz Carmouche y Miesha Tate han sido capaces de ponerla en aprietos, pero desde el segundo combate con 'Cupcake', en diciembre del 2013, se ha visto cada vez más espectacular.

Solo Serena puede vencer a Serena

Los analistas de los partidos de tenis han acuñado esta frase para explicar que la única forma de vencer a Serena Williams, en este momento, es que ella no esté concentrada.

La estadunidense ha estado 252 semanas seguidas como número 1 del mundo, el trofeo del último Grand Slam, Wimbledon, ella lo llevó a sus vitrinas.

La norteamericana quiere hacer historia y apunta a las 260 semanas seguidas como líder logradas por su compatriota Chris Evert.