Tres deportistas que cambiaron a su ‘primer amor’

Tras haber entregado todo su amor y pasión en alguna disciplina, Jordan, Bolt y Phelps buscaron refugio en alguna otra especialidad

Michael Phelps, Usain Bolt y Michael Jordan
Michael Phelps, Usain Bolt y Michael Jordan (AP )

Ciudad de México

Los deportistas de talla internacional le han dado la espalda a la disciplina que los dio a conocer y los catapultó a la fama para convertirse en los grandes ídolos de chicos y grandes.

Michael Jordan

El caso más popular es el de la leyenda de la duela, Michael Jordan. El ex basquetbolista, después de haber conseguido cinco anillos con los Toros de Chicago, decidió cumplir su sueño de ser beisbolista. Esta decisión no fue la mejor para Jordan, ya que su actuación en el rey de los deportes no fue lo que él esperaba.

Tiempo después, y como novio o novia arrepentida, regresó con su primer y único amor para consolidar su sexto y último campeonato, el cual lo llevó a pertenecer al salón de la fama de la NBA.

Michael Phelps

Tras convertirse en el deportista olímpico más laureado de toda la historia, el atleta acuático decidió buscar un nuevo amor en el mundo del golf. El nadador intentará ser el número uno del golf mundial con la ayuda de uno de los mejores técnicos en esta disciplina, Hank Haney.

El norteamericano día a día practica para concentrarse en su próximo propósito. Pero tal y como pasa en una relación, Phelps ya tuvo su primera punzada en el corazón. El ahora golfista sufrió una fractura derivada de la caminata que debe realizar al practicar este deporte.

Pese a esto, Phelps espera recuperarse lo más pronto posible para trabajar aún más fuerte e ir por su primer campeonato de Golf.

Usain Bolt

Después de haberle entregado todo a su primer amor, el tartán en los 100, 200 y 4x100 metros planos, el jamaiquino está en búsqueda de nuevos sentimientos.

Todo indica que Usain Bolt ahora resaltará en el mundo del futbol con el equipo alemán, Bourussia Dortmund, en donde buscará olvidarse del atletismo y enfocarse en un reto completamente distinto, aunque algunos reportes indican que podría volver a Tokio a recuperar el oro perdido en Pekín 2008 por un caso de dopaje.