Policías protestan y advierten sobre falta de seguridad en Río 2016

A 32 días de los Juegos Olímpicos, elementos de seguridad y bomberos de Brasil siguen en huelga tras los atrasos en sus sueldos y por las condiciones de trabajo "humillantes" a las que se ven sometidos

Policías y bomberos de Río de Janeiro protestan por falta de pagos
Policías y bomberos de Río de Janeiro protestan por falta de pagos (AP)

Río de Janeiro

Cerca de un centenar de policías y bomberos realizaron hoy una nueva protesta en el aeropuerto internacional Tom Jobim, en Río de Janeiro, donde advirtieron sobre la inseguridad de la ciudad que recibirá en un mes los Juegos Olímpicos.

"Bienvenidos al infierno. A los policías y bomberos no se les paga. Quien venga a Río no estará seguro", decía una gigantesca pancarta, escrita en inglés, que encabezó la protesta realizada en el salón principal del aeropuerto y en el corredor por donde llegan los vuelos internacionales.

Los extranjeros o brasileños provenientes del exterior fueron recibidos en las horas de la mañana por la manifestación y gritos y silbidos por parte de los agentes.

En determinado momento, el grupo se arrodilló, y con las manos detrás de la nuca, como quien se rinde ante un arma de fuego, cantó el himno nacional. En la escena había varios muñecos de trapo uniformados y sucios de sangre, en memoria de los agentes muertos a manos de delincuentes este año.

"No se preocupe, en Río, 54 policías murieron solo en este año olímpico", indicaba otro cartel.

Se trata de una nueva protesta de las varias que han realizado los agentes de la policía civil y el cuerpo de bomberos de Río, cuyos salarios están atrasados desde hace varios meses a raíz de la crisis económica que vive el segundo estado más rico del país.

No obstante, los manifestantes advirtieron que la movilización no se debe únicamente al atraso de sus sueldos, sino que también reclaman por las "humillantes" condiciones de trabajo a las que están sometidos.

A su entender, la situación pone en riesgo la seguridad de la población y de los cerca de 600 mil extranjeros que recibirá la ciudad a partir de los próximos días.

"No es solo el salario. Nos falta higiene, nos falta dignidad, nos faltan condiciones de trabajo", dijo el presidente de la Coligación de Policías, Fábio Neira, citado por medios locales.

La seguridad en Río de Janeiro es una de las mayores preocupaciones de cara a la realización de los primeros Juegos Olímpicos que se realizarán en Sudamérica.

El aumento en las últimas semanas de tiroteos en plena vía pública, de atracos y asaltos a mano armada, que dejaron varios muertos y ya afectaron incluso a extranjeros que están en Río por los Juegos, refuerza el recelo respecto al éxito del mayor evento deportivo del planeta.

La crisis por la que atraviesa Río de Janeiro llevó a la gobernación regional a declarar estado de calamidad pública financiera.

Este decreto habilitó al Gobierno central a conceder una partida de 2 mil 900 millones de reales (unos 900 millones de dólares) para que el segundo estado más rico del país pueda pagar los salarios atrasados de buena parte de sus funcionarios. Se espera que el dinero esté disponible en las próximas horas.