Sin fiesta brava, Plaza de Toros de Torreón cumple 83 años

Un 25 de noviembre de 1934 el cartel fue encabezado por Fermín Espinoza "Armillita Chico" y Francisco Martín Caro "Curro Caro". Ahora el ruedo para funciones de lucha libre.

Ante la prohibición de las corridas de toros en Coahuila ahora se usa para funciones de lucha libre.
Ante la prohibición de las corridas de toros en Coahuila ahora se usa para funciones de lucha libre. (Miguel Ángel González Jiménez/Archivo)

Torreón, Coahuila

La Plaza de Toros "Valente Arellano" de Torreón, está de manteles largos este sábado, pues cumple 83 años de haber sido inaugurada un 25 de noviembre de 1934.

El cartel fue un mano a mano espectacular entre Fermín Espinoza "Armillita Chico" y Francisco Martín Caro "Curro Caro".

Hoy en la actualidad es usada para espectáculos de lucha libre en su ruedo.

Los parches y metales sonaron por primera ocasión con esa corrida que arrancó en punto las cuatro de la tarde. Un día fresco y soleado, con un lleno hasta las banderas.

Ese día se lidiaron 6 arrogantes toros de San Mateo, divisa rosa y blanca, para dos afamados diestros que en ese entonces, llenaban cual plaza pisaran.

Por el ruedo de la Plaza de Toros Torreón, han desfilado matadores, novilleros, deportistas y artistas que han marcado época en la Comarca Lagunera. Muchos otros la veían con anhelo, esperando alguna vez torear ahí y cumplir su sueño.

En ese ruedo hicieron sus "pininos" figuras del toreo nacional e internacional, recordar el "Brujo de Apizaco", a Rodolfo Rodríguez "El Pana", quien en su niñez y juventud piso su ruedo anhelando ser matador de toros. Las grandes figuras del toreo en las décadas de los 50's, 60's y 70's, estuvieron ahí.

Ahí se hicieron toreros las últimas figuras locales, como el mismo Valente Arellano, que ahora la plaza lleva su nombre. Otros como Arturo Gilio y Jorge Mata, ya en el retiro.

Su diseño y construcción fue por parte de Cesáreo Lumbreras, quien haría otras importantes obras en la ciudad de Torreón, su capacidad va desde los 6 mil a los 8 mil espectadores.

Ahora además del deterioro que presenta, enfrenta una prohibición a la fiesta brava que la tiene relegada de festejos de índole taurino, la finalidad para lo que fue construida. 

dcr