Un parque, cuatro opciones

La directiva de los Diablos Rojos analiza los posibles sitios donde puede construir un estadio de beisbol en el DF, un plan que se le ha truncado en un par de ocasiones.

Ciudad de México

Parece que la hora de mudarse ha llegado. El contrato para utilizar como su casa al Foro Sol termina este año y los Diablos Rojos del México han estado trabajando para concretar el que ha sido uno de los sueños de su actual dueño, Alfredo Harp Helú, y de los aficionados: tener su propio estadio.

El directivo escarlata volvió a poner el tema de la construcción del parque de pelota expresamente para ellos a principios del mes, al considerar que las condiciones que se están dando en 2014 hacen vislumbrar noticias al respecto.

“Sigue mi compromiso de hacer un gran estadio de beisbol con un complejo deportivo y espero que muy pronto lleguemos a algo”, dijo Harp Helú cuando fue presentado el complejo deportivo que lleva su nombre en la UNAM, el 5 de febrero. “Tiene que haber una unión entre los que estamos involucrados en el deporte en México y las autoridades. No quito el dedo del renglón y espero que pronto se pueda anunciar algo respecto a este tema”.

El plan de que los Diablos cuenten con su propio estadio, tras dejar atrás al Parque del Seguro Social y habiendo jugado desde el 2000 en el Foro Sol, no es nueva, y las primeras pláticas se remontan a 2005.

“Mucho se habló de tener un lugar especial para el beisbol, que fuera moderno, cómodo. Para eso trabajamos mucho. Se levantaron encuestas por muchos años y encontramos que ni el Parque del Seguro Social ni el Foro Sol cumplían con las expectativas que todo mundo pedía, entonces, espero que este sí sea el gran proyecto que está esperando la afición beisbolera de la capital”, explicó en aquella ocasión Harp. “El sueño está por llegar a su conclusión, solo tenemos que cerrar los últimos detalles con la UNAM”.

Aunque en ese momento se tenía contemplado estrenar el proyecto en Ciudad Universitaria para 2007, ya no se dieron las condiciones que se necesitaban y ese plan no fructificó.

Después de mantenerse alejado de este tema, en 2010 se volvió a abrir una ventana que, finalmente, parecía traer la buena noticia. El entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, anunció el 8 de junio de ese año que el 14 de septiembre se pondría la primera piedra del nuevo estadio de beisbol en un sitio por confirmar. Esa fecha llegó y pasó sin que se concretara lo prometido.

Para diciembre, el propio Harp Helú confirmó, en entrevista con La Afición, que el proyecto del parque de pelota se archivaba al no haberse dado las condiciones para echarlo a andar.

Tres calendarios pasaron por completo y el tema ha vuelto a salir a la luz directamente del seno del equipo capitalino, con lo que se dan muestras de que ya tienen tiempo trabajando en este nuevo proyecto.

“Estamos evaluando cuatro posibilidades (de lugares donde se puede construir el estadio) y espero que pronto podamos anunciar lo que sigue. Tenemos tiempo para hacer esto”, continuó Alfredo Harp en el evento de Ciudad Universitaria de este año.

La baraja de lugares en el Distrito Federal (primer requisito que tienen en la lista) es la misma que se ha estado manejando desde años atrás, al ser los únicos sitios en la actualidad que tienen el espacio físico suficiente y que cumplen con las condiciones globales (vías de comunicación primarias, medios de transporte público —estación de Metro, línea de camiones—, entre otras) para levantar no solo el estadio, sino para adoptar todo el complejo que forma parte del proyecto que tienen, que son otros campos de beisbol y oficinas.

Los lugares que están en la lista son el deportivo donde se encuentra el Parque Fray Nano, Ciudad Universitaria, la Refinería de Azcapotzalco y la Ciudad Deportiva donde está el autódromo Hermanos Rodríguez.

Al no existir estructuras que se tengan que derrumbar, y según los promedios de construcción de estadios en Estados Unidos, el mínimo tiempo requerido para hacer un complejo es de 10 a 12 meses. 

Las casas de los diablos

Parque Delta (1940-1954)

Parque del Seguro Social (1955-2000)

Ubicado en el mismo sitio, en avenida Cuauhtémoc y Obrero Mundial, los Diablos Rojos tuvieron como su casa al Parque Delta, que después fue llamado Parque del Seguro Social. Tras iniciar la temporada 2000 en ese sitio, el 1 de junio se dio la despedida tras casi 60 años de jugar ahí.

Foro Sol (2000 a la fecha)

Tras dejar el inmueble que fue su casa desde su nacimiento, los Diablos se mudaron al Foro Sol, teniendo su primer juego en ese sitio el 2 de junio. A partir de ahí, este lugar ha sido su parque, aunque en varias temporadas han tenido que jugar algunas series como local fuera del DF debido a la realización de conciertos.