Erika Baitenmann sobrelleva la esclerosis montando a caballo

La paracuestre que participa en los Juegos Paralímpicos de Río 2016, ha sabido lidiar con una terrible enfermedad al tiempo en que deleita con sus aptitudes para montar caballo

Erika Baitenmann
Erika Baitenmann (YouTube)

Ciudad de México

Sin duda todas y cada una de las historias detrás de los atletas paralímpicos de Río 2016 merecen ser contadas, sobre todo aquellas que involucran a mexicanos que, cada cuatro años, regresan con una respetable cosecha de medallas que difícilmente veremos en alguna edición de Juegos Olímpicos.

Entre todos estos deportistas, se encuentra la paracuestre Erika Baitenmann, quien a sus 60 años montará su yegua de nombre Leonora de para intentar darle a México otra alegría en la prueba de Ecuestre grado II de los presentes Juegos Paralímpicos.

Esta prueba en especial permite admirar y contemplar en mayor medida las capacidades de los jinetes, pues no solo se trata de tener una rutina limpia o lidiar con objetos estables, sino hay que tener perfecta sincronía con un animal que en cualquier momento podría lastimarla.

En el caso de Erika, toda esta adrenalina le ha servido para sobrellevar la esclerosis múltiple que le fue diagnosticada hace nueve años, y que, a pesar de trasladarse en una silla de ruedas, pareciera que montada en su yegua se tratara de un jinete como cualquier otro, pues desborda talento y elegancia.

Con su hija como su principal motor, Erika también dirige una importante empresa turística en México, por lo que el paracuestre no es su única distracción en la batalla que todos los días libra heroicamente.

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica neurodegenerativa que afecta en su mayoría a las mujeres, ésta causa diferentes síntomas como la fatiga, alteraciones visuales y pérdida del equilibrio; actualmente no existe cura alguna para combatirla.