Ojos sanos para un espíritu fresco

¿Cuántas horas pasó ayer frente a alguna pantalla digital, sea de su computadora o su teléfono móvil? Si la respuesta es tres horas o más, estamos en problemas…


Pasar más de tres horas frente a una pantalla digital puede dar problemas
Pasar más de tres horas frente a una pantalla digital puede dar problemas (Especial)

Ciudad de México

Según una encuesta del Programa de Educación para la Salud Nacional del Ojo en Estados Unidos, debido a la exposición prolongada a la radiación que emiten las pantallas LED y el aumento en las tasas de enfermedades crónicas como la diabetes, junto con la vejez, se espera que se dupliquen las tasas de ceguera y baja visión para el 2030.

Estos datos coinciden con un estudio de la Universidad Complutense de Madrid que concluyó que el problema en realidad será global. No obstante no todo son malas noticias, durante la investigación, las retinas de ratas de laboratorio fueron expuestas prolongadamente a la luz que emiten las pantallas LED de los monitores electrónicos, demostrando que el uso de fi ltros de pantalla disminuyen en 23% la muerte de las células de la retina, causante de la pérdida de la visión. Otros filtros mostraron incluso una disminución total en la cantidad de células muertas.

En un segundo experimento, de acuerdo con el diario Daily Mail, los científicos calcularon la intensidad de luz que entra en los receptores oculares del ser humano y demostraron que “los niños reciben tres veces más energía lumínica de alta intensidad en sus ojos —generada por los teléfonos, tabletas, computadoras o consolas de juegos electrónicos—, debido al tamaño más corto de sus brazos, respecto a los de un adulto que utiliza el mismo dispositivo”.

Se sabe que un ojo normal en reposo está enfocado para ver de lejos. Frente a una pantalla del dispositivo electrónico que sea, el ojo tiene que hacer un esfuerzo para mantener el enfoque de cerca durante mucho tiempo. Ese esfuerzo puede dar lugar a lo que se conoce como astenopia, o fatiga del ojo.

Por otro lado, cuando hay un enfoque fijo, los ojos se secan en tanto que el parpadeo se reduce y por tanto la distribución de lágrimas.

De hecho, de acuerdo con el Instituto QiGong de Barcelona, “el aumento de miopía ha sido espectacular —alrededor de 66%— en los últimos 30 años, y se debe principalmente a la tendencia del trabajo intelectual en espacios cerrados”.

Pero nadie dijo que todo estuviera perdido.

Lo primero que habría que hacer, de acuerdo con el especialista en salud y nutrición, el doctor Joseph Mercola, es consumir alimentos que protejan la salud oftálmica como “vegetales de hoja verde, pimientos naranjas, yemas de huevo orgánico, zanahorias y salmón silvestre de Alaska”.

Otro consejo, además del uso de filtros en las pantallas, es que cada 20 minutos se desvíe la mirada hacia un objeto ubicado a unos seis metros por 20 segundos. Con ello, se da descanso a los ojos disminuyendo el daño que sufren ante la exposición a la luz emitida por los monitores electrónicos.

Además, existen antiguos ejercicios físicos que pueden ayudar a mejorar notablemente el estado general de los ojos, logrando incluso dejar de usar lentes y evitar operaciones. Estos ejercicios provenientes del legendario Templo Shaolin en China, se recomiendan no solo a personas con problemas en los ojos, sino a individuos que, se dice, “no solo tendrán una buena vista incluso a una edad avanzada, sino que también su espíritu estará fresco. El dicho de que los ojos son las ventanas del alma no es una frase bonita, sino que también es una gran verdad”.