Militar sin pierna ni brazo, maestro del fitness

Noah Galloway perdió ambas extremidades en la milicia; sin embargo, esto no le ha impedido brillar como deportista ni sacarle brillo a las pistas de baile

Ciudad de México

La guerra arrebata humanidad y devasta almas, heridas que nunca llegan a sanar; sin embargo, como el universo, la luz tiene origen en la oscuridad.

El sargento retirado Noah Galloway, ahora de 35 años de edad, perdió el brazo y la pierna izquierdas durante la 'Operación Libertad' en Iraq el 19 de diciembre de 2005; cinco días inconsciente y la víspera de aquella Navidad despertó con un regalo... Sí, la oportunidad de inspirar a través de su desgracia.

Autor del libro Living With No Excuses (Vivir sin excusas) se dedicó a transformar la adversidad en esfuerzo e inspiración, lejos de la autocompasión y la lástima; incluso, salió de su 'zona de confort' y participó en el programa Dancing with the Stars –de ABC-. Noah "enfrentó sus miedos y se desafió a sí mismo".

Lejos de lamentar su decisión de haberse enrolado en el ejército estadunidense después de los ataques en Nueva York el 11 de septiembre de 2001, Noah recordó que "me pareció que era necesario hacer mi parte por el país", dijo en entrevista para Smashing Interviews Magazine.

Sin embargo, antes de ser la inspiraciones de cientos, Noah tocó fondo; la depresión lo orilló a la bebida y el bálsamo para su alma llegó en su soporte vital: "el mundo no estaba en contra mía, yo causé cada error, y la única constante en mi vida eran mis tres hijos".

A pesar de las giras y las charlas, después de su aparición y la difusión de su historia a través de Dancing with the Stars, Noah no dejó ni un instante su soporte, ese que comparte en cada momento en sus redes sociales.


"Salgo de la ciudad y me apresuro para estar con mis hijos, tengo oportunidad de pasar mucho tiempo con ellos, aprovecho eso al máximo. Estoy cerca de ellos, son muy importantes para mí".

Noah Galloway no perdió un brazo y una pierna, ganó la oportunidad de mostrar al mundo que no hay porqué temer al cambio; "cuidemos de aquellos que nos rodean, ya que ellos harán lo mismo por ustedes. Asegúrate de que compartes el amor tanto como sea posible".

SGF